• Más de 1.800 personas vibran con el concierto de Raphael en TeruelRaphael, en Teruel

    Más de 1.800 personas vibran con el concierto de Raphael en Teruel

    El símbolo de infinito que podían ver los más de 1.800 espectadores congregados ayer en Los Planos, en los instantes previos a que comenzara el primer concierto en directo de Raphael en Teruel, es toda una declaración de intenciones.

    El ruiseñor de Linares tiene 74 años, 58 de los cuales se han desarrollado sobre un escenario y más de ochenta discos editados, contando los recopilatorios, a sus espaldas. Y sin embargo sigue derrochando fuerza, tal y como reza su última gira, Loco por cantar.

    De negro riguroso marca de la casa, con un tres cuartos de piel y los ademanes que hacen inconfundible su silueta, Raphael compareció ante un entregado y ansioso público a las 22.07, con tanta puntualidad que todavía quedaba gente buscando su butaca.

    Lo hizo sobre un potente riff de guitarra eléctrica y arropado por una gran banda, compuesta por dos guitarras eléctricas, un piano de cola, un teclado, un bajo y dos percusionistas.

    Antes de dirigirse al público entonó tres temas pertenecientes a su último disco, que aun no tiene un año y ya ha vendido 20.000 copias; Infinitos bailes, que da nombre al LP, Aunque a veces duela e Igual.

    Tras esas tres canciones, Raphael expresó su felicidad por estar por primera vez en Teruel y tocó la tecla que nunca desafina: “Estos tres temas eran de mi último disco… pero yo sé a qué habéis venido”. A continuación sonaron los primeros acordes de Mi gran noche, el remake con el que Raphael elevó a los altares de las ondas radiofónicas el tema original Tenez vous bien de Salvatore Adamo cincuenta años después de que fuera publicado, en 1966.

    Ya no hubo nadie que aguantara en la silla sentado y el cantante contó con 1.800 gargantas que le hicieron los coros, en una sintonía que erizó cabellos y ya no abandonaría la atmosfera de Los Planos a lo largo de la larga velada.

    Raphael no defraudó a nadie en un concierto que forma parte de una mastodóntica tourné que le ha llevado por las principales plazas españolas, que hoy le emplazará en la sala Mozart de Zaragoza en plenos Pilares y que durante el próximo fin de semana le llevará al Palau de les Arts de Valencia en triple sesión, jueves, viernes y sábado. Y para esos cuatro conciertos están agotadas las entradas desde hace semanas. En Teruel quedaron algo más de cien papeles por vender, pero todos los que vieron el debut de Raphael en la capital mudéjar se llevaron algo más que un buen recuerdo.

    Comparte esta noticia