• Calanda cubre de blanco a la Virgen en una participativa ofrenda floral

    Calanda cubre de blanco a la Virgen en una participativa ofrenda floralVoluntarias colaboran en la ofrenda de Calanda

    Ambiente festivo en Calanda en el día grande de las Fiestas del Pilar. Miles de claveles cubrieron ayer por la mañana el vestido de La Pilarica hasta convertirlo en un enorme manto de color blanco. Aquí la tradición arrancó en los años 70, después de que comenzara la ofrenda floral a la Virgen en Zaragoza, y desde entonces la participación no ha parado de crecer.

    Familias enteras, grupos de amigos y muchas parejas con niños desfilaron ante la imagen de la Virgen del Pilar entre las once y media de la mañana, cuando arrancó oficialmente la ofrenda, y las dos de la tarde, cuando el manto de La Pilarica terminó de completarse. Desde los primeros compases del desfile hasta los últimos, la rondalla de la agrupación de la Peña calandina El Cachirulo amenizó la jornada con jotas, algunas cantadas a dúo y otras en solitario. Desde lo alto de la tarima, los acordes de la bandurria y la guitarra y las voces de los cantadores acompañaron a los cientos de vecinos que se sumaron a la ofrenda a la Virgen. La mayoría iban provistos de su traje regional.

    (Más información en la edición en papel del 13 de octubre de 2017)

    Comparte esta noticia