• El antiguo asilo de San José se demolerá por completo a excepción de la fachadaUna excavadora avanzaba ayer por la mañana en el derribo del bloque más próximo a la capilla -a la d.-, que tampoco podrá salvarse de la demolición

    El antiguo asilo de San José se demolerá por completo a excepción de la fachada

    La decisión conllevará un modificado del proyecto, cuyo coste aún no se conoce

    El antiguo asilo de San José será finalmente demolido por completo, a excepción de la fachada principal y del muro posterior. La decisión de derribar los tres bloques del ala oeste, destinada a centro sociocultural, y la capilla central que se convertirá en auditorio conllevará un modificado del proyecto, cuyo coste aún no ha sido calculado.

    En cualquier caso, el incremento de precio no podrá superar el 7,5% del presupuesto inicial de las obras -8,42 millones de euros-, ya que la sociedad municipal Urban Teruel SA introdujo este límite en el pliego de condiciones de la licitación para evitar grandes sobrecostes. De esta forma, el importe del modificado será, como máximo, de unos 630.000 euros (IVA incluido).

    El proyecto de rehabilitación del antiguo asilo como sede del Conservatorio de Música, centro sociocultural y auditorio, redactado por Laredo-Torres Arquitectura. planteaba la demolición de todos los bloques del ala este y la construcción en obra nueva de los edificios destinados a enseñanzas musicales.

    Sin embargo, preveía la conservación de la estructura de los tres bloques del ala oeste y la capilla, adscritos al centro sociocultural, que serían rehabilitados siempre que en la fase de obra se comprobara su resistencia.

    Con este criterio, estaba previsto que la intervención en el asilo fuera de nueva construcción en un 70% y de rehabilitación en un 30%.

    Pero ante la posibilidad de que el estado de estas edificaciones no aconsejara mantenerlas, en el concurso para contratar las obras se pidió a las empresas licitadoras que presentaran en sus ofertas un estudio comparativo entre la solución del proyecto y una alternativa consistente en demoler la totalidad de las estructuras existentes manteniendo solo la fachada.

    Tras comprobar las deficiencias estructurales de la capilla y de los bloques del ala oeste y que su refuerzo sería mucho más costoso que derribarlos y levantarlos de nuevo, los técnicos de la dirección de obra se han decantado por esta segunda opción. El centro sociocultural y la capilla serán reconstruidos manteniendo los volúmenes que tenían las edificaciones anteriores.

    La actuación en el asilo, finalmente, será en un 98% de obra nueva y solo en un 2%, de rehabilitación.

    La UTE Contratas Vilor SL-Electrotecnia Monrabal retomó ayer los derribos, que avanzan a toda velocidad: por la tarde prácticamente solo quedaba en pie la nave de la capilla central.

    Estos cambios en el sistema constructivo se plasmarán en un proyecto modificado que tendrá que autorizar la sociedad Urban Teruel. Una vez redactado, se conocerá la repercusión económica que tendrá sobre la obra.

    La tramitación del modificado no implicará la paralización de los trabajos, ya que el pliego de condiciones de la licitación especificaba que la obra podría continuar de producirse esta situación.

    Según recogía en su oferta la UTE adjudicataria de las obras, la demolición y posterior reconstrucción de todas las estructuras a excepción de la fachada aporta ventajas con respecto a la rehabilitación de estas edificaciones. Entre ellas figuran un posible acortamiento de los plazos de ejecución, una mayor garantía estructural, la reducción de la incertidumbre en el coste de la obra que acompaña las actuaciones de rehabilitación o la simplificación de la ejecución de los sótanos.

    La alcaldesa de Teruel, Emma Buj (PP), señaló que el cambio en el sistema constructivo responde a “decisiones técnicas”.

    Incremento máximo del 7,5%

    Incidió que, debido al tipo de obra de que se trataba, desde el consistorio y la sociedad Urban ya se había previsto la posibilidad de un modificado y se incorporaron cautelas en los pliegos de condiciones de la licitación.

    “Son obras muy complejas y hasta que no se empiezan no se sabe lo que puede aparecer. Dábamos por hecho que habría que hacer algún modificado y por eso se reflejó en el contrato que su coste no podría superar el 7,5% del presupuesto de ejecución como garantía de que no se dispararía la obra”, dijo.

    En la misma línea, señaló que “los pliegos especificaban que la obra podrá continuar mientras se tramita el modificado”.

    Sobre el hecho de que el antiguo asilo vaya a ser demolido casi en su totalidad, opinó que con ello la edificación final “no perderá nada”, sino que incluso ganará en fiabilidad. “No es lo mismo rehabilitar una estructura antigua que contar con una edificación nueva”, indicó.

    El antiguo asilo de San José no cuenta con ningún tipo de protección patrimonial, aunque su fachada se atribuye al arquitecto Pablo Monguió, artífice del modernismo turolense. Sin embargo, se encuentra en el ámbito de protección del Viaducto Viejo y del Conjunto Histórico de Teruel, ambos declarados Bien de Interés Cultural (BIC), y por eso el proyecto ha estado sometido en todo momento a la supervisión de la Comisión Provincial de Patrimonio Cultural.

    Comparte esta noticia