• Las setas atraen hasta Valdelinares a 170 personas pese a la mala campañaCándido Sos (d) durante la salida al campo en el marco de las Jornadas Micológicas de Valdelinares

    Las setas atraen hasta Valdelinares a 170 personas pese a la mala campaña

    La escasez de setas que hay durante esta campaña no impidió que un total de 170 personas tomaron parte en las jornadas micológicas que Valdelinares celebró durante el pasado fin de semana. Los participantes se dividieron en tres grupos y recorrieron diversas zonas no solo del término municipal sino de otros cercanos, como Puertomingalvo, en busca de hongos de todo tipo.
    Finalmente, localizaron un total de 136 especies, un número que supera incluso el centenar que clasificaron en anteriores ediciones de las jornadas. Sin embargo, como apuntó Cándido Sos, que fue uno de los micólogos que tomó parte en la actividad, en los monte de Valdelianres solo encontraron medio centenar y buena parte de los ejemplares eran pequeños hongos localizados gracias a la participación de Javier Marcos, biólogo y micólogo.
    Javier Marcos ofreció durante la tarde del sábado una charla sobre las setas más desconocidas de todas las que se pueden encontrar en Valdelinares. Se trata de ejemplares que no es que sean exclusivos de este término municipal, puesto que también aparecen en otras zonas con similar altitud y características, sino que muchas de ellas pasan desapercibidas para los recolectores aficionados.
    Así, el experto mostró algunos ejemplares que aunque a nivel gastronómico no tienen interés sí son indicativos de la presencia de otras especies. Entre las setas que Marcos mostró al centenar de asistentes a la charla estaban Cheilymenia stercorea, Cyclaneusma minor, Hypomyces lateritius, Spathularia flavida, Bovista nigrescens, Chalciporus amarellus Inocybe petiginosa, y Cortinarius percomis,  entre otras.
    La responsables de la oficina de Turismo de Valdelinares y organizadora de las jornadas micológicas, Teresa Lozano, indicó que buena parte de los asistentes son grupos de amigos que ya habían acudido en anteriores ediciones. La procedencia de los participantes fue variada, aunque la mayoría acudieron desde Alicante, Valencia, Castellón, Barcelona y Zaragoza, entre otros.
    Cándido Sos indicó que penas hay setas por la falta de lluvia, “la temperatura no es mala, pero al no llover no se ha activado el micelio”, comentó el especialista. En primavera la precipitación fue más baja de la media, pero en verano y otoño apenas cayó agua, salvo alguna tormenta en forma de granizo en lugares muy puntuales de la comarca. A mediados de octubre las temperaturas empiezan a caer en las zonas altas de la provincia de Teruel, lo que hace poco probable que se desarrolle el micelio. La seta necesita humedad y temperatura para su crecimiento y aunque hasta la fecha el termómetro no ha bajado demasiado, la precipitación ha sido sustancialmente inferior a la habitual en estas zonas de Gúdar-Javalambre.

    Han caído 5,2 litros frente a los 70 de media en septiembre

    Septiembre ha sido uno de los meses más secos en buena parte de la Comarca de Gúdar-Javalambre. Así, en las estaciones de Valdelinares pueblo y en la de la estación de esquí se han contabilizado 5,2 y 4,2 litros, respectivamente, una cifra que está muy alejada de los 70 de media que suele haber en el mes de septiembre. Eso sí, durante el pasado mes solo hubo un día de helada (el termómetro bajó de los 0 grados centígrados), aunque según explica Manuel Sabater, que es el responsable de las estaciones meteorológicas de Valdelinares y de otros puntos de Gúdar-Javalambre, en los últimos seis años no se han registrado más de dos días de heladas durante el mes de septiembre.
    De las siete estaciones que controla Manuel Sabater, la que más lluvias ha registrado es la de Fortanete, con 11,6 litros, que aún así están muy por debajo de los 65 litros que, aproximadamente, caen cada mes de septiembre.

    Comparte esta noticia