• La DGA pide que la futura Ley de Transición Energética no prescinda del carbónMina a cielo abierto en Teruel

    La DGA pide que la futura Ley de Transición Energética no prescinda del carbón

    El Gobierno de Aragón defiende la implantación de “tecnologías limpias” en la central térmica de Andorra para que ésta pueda seguir consumiendo carbón autóctono algunos lustros más. Lo hace a través de las propuestas que ha remitido al Ejecutivo central en el proceso de consulta pública previo a la elaboración del anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

    Esta futura ley pretende dar cumplimiento al compromiso estatal con los objetivos de la Unión Europea recogidos en el Acuerdo de París, que prevé una transición ordenada hacia una economía baja en carbono y resistente al clima, explica el Gobierno de Aragón en una nota de prensa.

    En este sentido, el Ejecutivo autonómico precisa que las propuestas aragonesas incluyen, entre otras cuestiones, establecer como principios rectores de esta transición energética el desarrollo e implantación de “tecnologías limpias que permitan el uso de recursos endógenos” como el lignito de la cuenca minera.

    Esta consulta pública por parte del Ministerio se estructuró a través de una serie de preguntas “con un espacio muy limitado para las respuestas, por lo que apenas es posible descender a concreciones, si bien la defensa de las tecnologías limpias que permitan el uso de recursos endógenos” planteada desde Aragón “enlaza con la posición mantenida anteriormente para garantizar, especialmente, el mantenimiento de la actividad de la central térmica de Andorra, que cuenta con recursos carboníferos a escasos kilómetros y por tanto sin el riesgo de posibles desabastecimientos aparejado al suministro de importación”, profundiza el comunicado.

    Garantía de suministro

    El Gobierno de Aragón ya trasladó recientemente estos planteamientos al Gobierno central en otros dos procesos de consultas previas -sin la limitación de espacio de la actual-, para la elaboración de sendas regulaciones de rango menor, dos reales decretos sobre el procedimiento de cierre de instalaciones de generación eléctrica (sin distinción de su naturaleza) y sobre el procedimiento de acceso y conexión en desarrollo de la Ley del Sector Eléctrico, apunta la DGA.

    En las aportaciones al primer real decreto, se subrayaba que mantener activa la térmica es “absolutamente necesario”, entre otras razones como garantía de suministro para el sistema, y se recordaba también que existe la obligación de ejecutar una serie de inversiones para disminuir sus emisiones contaminantes como condición establecida por la Unión Europea para permitir la continuidad de la planta turolense más allá de 2020.

    Mejoras tecnológicas

    Ahora, en las aportaciones a la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, el Gobierno de Aragón vuelve a incidir en las líneas que ya ha trasladado en otras ocasiones, especialmente en la aplicación de las denominadas MTD (Mejores Tecnologías Disponibles) en materia de desnitrificación y desulfuración, captura y almacenamiento de CO2 y nuevas tecnologías de combustión.

    “Esto permitirá compaginar el uso del carbón con las energías limpias”, esgrime el Gobierno de Aragón, que reclama que los periodos de transición “permitan asumir los costes de la implementación de los objetivos medioambientales manteniendo unas rentabilidades razonables”.

    En concreto, el Ejecutivo autonómico plantea establecer entre los principios rectores del futuro modelo energético la “descentralización, digitalización y democratización, a través del desarrollo del tándem: energías renovables, generación distribuida y autoconsumo”.

    También un régimen fiscal especial para fomentar la reducción de la incidencia de la actividad económica en el clima, la aplicación de criterios de compra pública verde o la introducción de un análisis de incompatibilidad climática en las evaluaciones de impacto y propuestas normativas de planes y programas de las administraciones públicas.

    Asimismo, como principios rectores de la transición energética el Gobierno de Aragón defiende “el uso y fomento de energías renovables, eficiencia energética e investigación, desarrollo e innovación de tecnologías limpias que permitan el uso de recursos endógenos”.

    Algo que “precisa de un correcto funcionamiento de los mercados energéticos, la imputación correcta de los costes y ayudas a los diferentes recursos energéticos que permita una competencia equitativa, un marco normativo estable, el alcance a la ciudadanía, el prosumidor (consumidor y generador a la vez, especialmente de energía solar) y el desarrollo regional”.

    Este último aspecto del desarrollo regional tiene una “singular relevancia” para el Gobierno de Aragón de cara al aprovechamiento tanto de las infraestructuras que atraviesan la Comunidad por su situación geoestratégica, como de los abundantes recursos de energías renovables, de forma que aporten valor añadido en el propio territorio. Este planteamiento “enlaza” con la reciente constitución del Clúster de la Energía de Aragón como instrumento para favorecer la innovación y cooperación entre empresas especializadas y otros actores, incluidos el Departamento de Economía y la empresa pública Arex, “con el objetivo de conseguir una mayor competitividad nacional e internacional en el sector”, señala el Ejecutivo.

    Sectores difusos

    Para el Gobierno de Aragón, además, la ley debe contemplar objetivos cuantitativos en los sectores regulados y difusos. La prioridad, en cuanto a mitigación se refiere, es reducir las emisiones en la construcción, el transporte y el sector agroalimentario.

    Por lo que se refiere a la adaptación, el Gobierno pone el acento en la salud pública, el turismo, la biodiversidad, el fenómeno urbanístico y, una vez más, la agroalimentación.

    La coordinación entre las diferentes Administraciones públicas -estatal, autonómica y local- dada la actual dispersión de competencias y el papel “ejemplarizante” que deberían desempeñar “conforme a las disponibilidades presupuestarias reales” son otras de las principales ideas trasladadas por el Gobierno de Aragón al Ministerio para la elaboración de la citada Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

    Comparte esta noticia