• El Simposio de Mudejarismo permite conocer la vida cotidiana de los mudéjaresAntonio Pérez (segundo por la dcha.) junto a varios participantes en el Simposio de Mudejarismo en San Pedro

    El Simposio de Mudejarismo permite conocer la vida cotidiana de los mudéjares

    Los principales expertos en esta materia ha debatido en Teruel durante tres intensos días

    La vida cotidiana en la intimidad del hogar de los mudéjares y moriscos ha sido el eje central del Simposio Internacional de Mudejarismo que se clausuró este sábado y que ha reunido durante tres días a más de un centenar especialistas que han dedicado también un especial interés en hablar de amor y muerte, con motivo del 800 aniversario de los Amantes.
    El director del Centro de Estudios Mudéjares, Antonio Pérez, resaltó que los tres días de la reunión científica han sido muy provechosos porque habían estado prácticamente “todo el día juntos” lo que ha propiciado el debate y la discusión sobre los diferentes aspectos abordados en las 27 ponencias y comunicaciones que se han realizado.
    En cuanto a la apuesta por el tema de la vida cotidiana, Pérez recordó que este ya se había tratado parcialmente en otros simposios pero que en esta ocasión se había dedicado expresamente a este ámbito porque “los estudios están adquiriendo mucha importancia en estos momentos”.
    De esta forma una de las actividades que despertó un mayor interés entre los investigadores fue el seminario La casa un espacio de emociones, que realizó Elena Díez Jorge, profesora de la Universidad de Granada y directora del proyecto De puertas para adentro.
    “Fue muy interesante porque se han hecho incluso recreaciones de cómo era la casa y cómo eran los espacios internos para tratar de vislumbrar lo que sucedía en el interior de una casa mudéjar a todos los niveles, para qué se utilizaban los espacios y qué sentían dentro de esa casa”, explicó Antonio Pérez.
    En esta misma línea, también hubo una ponencia muy interesante sobre las fuentes documentales a las que hay que recurrir para investigar sobre qué pasaba en aquella época. Hay muchas fuentes pero normalmente las más precisas suelen ser los archivos notariales porque ofrecen mucha información por ejemplo, a través de las dotes matrimoniales o de los testamentos. “Te van dando la clave de lo que había dentro de la vivienda”, explicó el responsable del simposio que reiteró que cada vez se está investigando más en esta parte de la historia y se está llegando a interesantes conclusiones.
    El congreso se estructuró en cinco secciones diferentes. Comenzó con una sesión llamada Del nacimiento a la muerte, en la que se profundizó sobre temas como el nacimiento, el cortejo, el matrimonio, la sexualidad, la enfermedad y la muerte que incluyó una ponencia sobre Familia, inserción social y edades de la vida en la minoría islámica peninsular, que impartió Manuel Ruzafa, de la Universidad de Valencia y comunicaciones como la dedicada a los ritos funerarios en la comunidad morisca de Gea de Albarracín o el matrimonio en el siglo XIV, entre otros.
    La sección segunda versó sobre Cultura material. La ponencia central corrió a cargo de Francisco Javier Moreno, de la Universidad de Castilla-La Mancha, que habló sobre la cultura material morisca y donde se enmarcó también el seminario La casa, un espacio de emociones.

    Las fuentes documentales
    La tercera temática que se abordó durante el congreso fue la de Los testimonios escritos. En este ámbito las propuestas analizaron documentos como tratados espirituales, creación literaria, legislación y fuentes documentales. Los testimonios y las manifestaciones escritas fue la ponencia de María Jesús Viguera, de la Universidad Complutense de Madrid.
    La cuarta sección incluyó aportaciones para una Aproximación al sistema de trabajo mudéjar, con una ponencia del mismo nombre de la investigadora de la Universidad de Extremadura Pilar Mogollón. Asimismo, se presentó el libro Guía del arte mudéjar en la provincia de Palencia, del conservador de museos Pedro Lavado, quien también habló de las Técnicas constructivas de los mudéjares de Tierra de Campos.
    La última sección fue una miscelánea sobre diferentes cuestiones relacionadas con la historia y el arte mudéjar y morisco.
    Los participantes en el Simposio de Mudejarismo tuvieron la oportunidad de visitar la ciudad y ayer terminaron su estancia en Teruel con un recorrido por el conjunto Amantes en San Pedro.
    Los especialistas que asistieron a esta reunión se mostraron satisfechos con la organización. El conservador de museos Pedro Lavado, que participa en esta cita desde 1965, destacó que durante estos días había habido espacio para la discusión y el debate, lo que había sido muy interesante.
    Por su parte, Pérez también indicó que los congresistas habían acogido muy bien el cambio de sede para simposio que se ha trasladado del Campus de Teruel hasta el Museo de Teruel.

    Próxima edición
    El Comité Científico del Simposio Internacional de Mudejarismo, que está integrado por 38 expertos de todas las universidades españolas, se reunió este viernes para empezar a planificar la próxima edición que se celebrará en el otoño de 2020.
    El director del Centro de Estudios Mudéjares señaló que una de las propuestas más destacadas fue la de hacer las convocatorias con más antelación puesto que en esta última los plazos han ido más ajustados.
    Para el siguiente simposio se pretende hacer la convocatoria en la primavera de 2019, de forma que los investigadores tengan un año y medio para preparar su propuestas. Por el momento todavía no se ha concretado la temática para la siguiente edición.

    Comparte esta noticia