• “Oriente Medio vivía en paz antes de la imposición del modelo de Estado-Nación”Sivan Zerdeski visitó el CSA A Ixena de Teruel el pasado fin de semana

    “Oriente Medio vivía en paz antes de la imposición del modelo de Estado-Nación”

    El Kurdistán enarbola el Confederalismo Democrático de Rojava como ejemplo para lograr un mundo mejor

    El delegado del Congreso Nacional Kurdo (KNK) Sivan Zerdesti visitó el pasado fin de semana Teruel para presentar Civilización Capitalista, segundo volumen de la obra Manifiesto por una sociedad democrática donde Abdullah Ocalan, presidente del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PPK) y cumpliendo cadena perpetua en Turquía desde 1999, plasma el ideario del Confederalismo Democrático, un paradigma político que busca soluciones a los defectos congénitos del Estado-Nación tradicional.

    – ¿Qué es el Congreso Nacional Kurdo?

    – Es una organización fundada en 1999 en Ámsterdam que agrupo 33 partidos políticos kurdos de todas las ideologías y representantes de todas las minorías kurdas, religiosas, sociales y nacionales. Tiene dos objetivos; hacer un trabajo de lobby para dar a conocer la problemática kurda por todo el mundo; y lograr la unión nacional del pueblo kurdo.

    – ¿Agrupa a todos los partidos políticos kurdos?

    – Así es. No hay ninguna formación que haya rehusado a participar.

    – ¿En qué situación se encuentra Kurdistán?

    – Tras la primera guerra mundial las potencias hegemónicas, fundamentalmente Francia, Inglaterra y el Imperio Otomano (Turquía) dividió Kurdistán en cuatro partes que quedaron en poder de Turquía (norte), Irak (sur), Irán (este) y Siria (oeste). De acuerdo con la lógica del concepto de Estado-Nación, esa división provocó que el pueblo kurdo no solo perdiera sus posesiones, sino también su cultura y su lengua, prohibida, perseguida y reprimida.

    – ¿Los cuatro estados reprimen por igual a los kurdos?

    – No. En Turquía o Irán el pueblo kurdo no está reconocido y no tiene ningún tipo de derecho, mientras que en la zona de Irak obtuvo un semi-estado nación, reconocido constitucionalmente, tras la caída de Saddam Hussein, y el pasado 25 de septiembre un 90% de la población votó sí a la independencia, aunque en medio de la guerra contra el Estado Islámico y el malestar de Turquía e Irán no va a ser fácil llevar a cabo esa independencia.

    – ¿Y en cuanto a Siria?

    – En Siria se produjo, el 19 de julio de 2012, la revolución popular que ha desembocado en la autonomía de Rojava bajo el Confederalismo Democrático, basado en un estado laico, la igualdad de género, el socialismo democrático, el desarrollo ecológico y el respeto de todas las minorías a través de la representatividad.

    – Antes ha hablado del concepto de Estado-Nación. ¿A qué se refiere exactamente?

    – Al modelo político artificial impuesto en Oriente Medio en los últimos 200 años, particularmente desde la I guerra mundial. En esa zona llevábamos miles de años conviviendo sin genocidios ni exterminios, sin ese concepto que siempre desemboca en la represión de los pueblos minoritarios. Con esa lógica numerosos pueblos y grupos étnicos han sido aniquilados y han desaparecido de la historia en estos dos últimos siglos. Los kurdos hemos sobrevivido gracias a que nos refugiamos en las montañas del Kurdistán y a nuestra lengua. Estuvo prohibida, nunca ha sido enseñada en las escuelas e incluso quedó como una lengua únicamente oral, pero la hemos recuperado y  ya existen diarios, libros, revistas, cadenas de televisión y radios en kurdo.

    – ¿El pueblo kurdo aspira a reunificarse en un estado independiente?

    – No. Los estados-naciones son los culpables del exterminio de las minorías, y la creación de un Estado Kurdo añadiría todavía más problemas a los que tenemos. Todos los estados se han formado con derramamiento de sangre, guerras y represión, y todos han fracasado en Oriente Medio.

    – Entonces, ¿qué modelo propugna para sí mismo el pueblo kurdo, a través del KNK?

    – Un modelo consensuado basado en el Confederalismo Democrático y en la representación de todas las minorías; el mismo que se ha puesto en práctica en Rojava. Funciona a través de asambleas populares donde, con la vanguardia de la mujer, hay representación de todas las minorías étnicas, religiosas y sociales, no solo el pueblo kurdo, que aunque es mayoría, no es el único.

    – ¿Y está funcionando?

    – Gracias a este modelo los kurdos de Rojava han logrado derrotar al fascismo del Estado Islámico, al que apoya el estado Turco.

    – ¿Ese Confederalismo es exportable a Occidente?

    – Sí. Es un ejemplo para todos los hombres que desean la paz y una esperanza para las mujeres que sufren feminicidio estatal y doméstico, vivan donde vivan. Su objetivo es generar una revolución en las mentalidades, por eso los estados turcos, persas y árabes tienen miedo a que se extienda, porque les hará perder su hegemonía sobre los pueblos a los que tienen sometidos, y después sobre sus propios pueblos.

    Comparte esta noticia