• Apuntes Postcatódicos

    Por Alberto Librado

    En busca del producto diferencial

    La inquietante distopía El cuento de la criada (The Handmaid’s Tale) es la serie triunfadora de la última edición de los Premios Emmy. Nada menos que 10 se ha llevado, incluido el merecidísimo para su protagonista, la gran Elisabeth Moss. La plataforma web que le dio el visto bueno y ha emitido la serie en EE.UU., Hulu, recoge los beneficios: su promedio de registros diarios ha crecido un 98% desde el estreno. Llevaban cinco años buscando el producto diferencial y por fin lo han encontrado.

    Ayudados por la tecnología streaming, cada vez existen más operadores de “televisión”. El negocio ya no está exclusivamente en la emisión en abierto. Se consume de otra manera y la nueva audiencia se revela exigente. Los datos de ventas de HBO y Netflix demuestran que a los españoles ya no nos cuesta tanto pagar por ver calidad con la mejor definición y premura.

    Ahora bien, ¿qué nos hace decidirnos por unas u otras plataformas? Los operadores lo tienen cada vez más claro y datos como el de Hulu no dejan lugar a dudas. Lo que mueve a los potenciales clientes son los productos diferenciales, es decir, la serie o el programa que genera gran expectación y, generalmente, buena crítica. De hecho, HBO consiguió dar el gran salto de suscriptores en España cuando comenzó la emisión de la séptima temporada de Juego de Tronos. Mientras, Netflix echa toda la carne en el asador para amortizar Narcos o el próximo estreno de la segunda temporada de Stranger Things.

    A esta carrera por conseguir suscriptores a base de productos diferenciales se ha sumado también el mayor operador de pago español. Movistar+ quiere reforzar su oferta con productos exclusivos en forma de serie. Ahora está en plena promoción de Velvet Colección, una apuesta conservadora para atraer a los seguidores fieles que acompañaron a la serie madre en Antena 3 y la dejaron en todo lo alto. Pero la gran esperanza se llama La Peste, un producto de época con muy buena pinta que pretende atraer la atención de los potenciales suscriptores indecisos.

    Los productos diferenciales no son solo una necesidad de las plataformas de pago. TVE debería saber que, aunque no es un pepinazo de audiencia (tampoco un fracaso), El Ministerio del Tiempo le aporta mucho valor. Y Antena 3 sabe que la apuesta por la calidad en sus series le otorga una imagen de marca muy poderosa. Dicen que el próximo estreno de La catedral del Mar puede ser épico.

    Comparte esta noticia