• Veintiuna personas secundan la Jornada Bicicletera sobre la Batalla de TeruelLos ciclistas en un punto del paraje de El Planizar, donde es posible ver una defensa

    Veintiuna personas secundan la Jornada Bicicletera sobre la Batalla de Teruel

    Veintiuna personas participaron el sábado en la Jornada Bicicletera sobre la Batalla de Teruel (1937), organizada por el Centro Social Autogestionado A Ixena de Teruel y el Grupo de Memoria Histórica de CNT. Los ciclistas, procedentes tres de ellos de Zaragoza y el resto de Teruel capital y alrededores, realizaron un recorrido de 35 kilómetros por la ciudad, Aldehuela y Villaspesa, visitando cinco enclaves de la guerra civil durante la batalla de Teruel.

    En dichos enclaves, el Grupo de Memoria Histórica de CNT explicó los detalles del doble sitio a Teruel durante el invierno de 1937 a 1938, y de su significación dentro del contexto general de la guerra civil española.

    La expedición comenzó puntual, a las 9.30 horas, y visitó en primer lugar un nido de ametralladoras en el paraje de El Planizar, el Cementerio de Teruel y la plaza de Toros, en cuyo entorno todavía se aprecian disparos y restos de la contienda.

    La comitiva se desplazó entonces hasta la Aldehuela, donde visitaron un antiguo búnker, y donde descansaron y comieron. Tras una pequeña sobremesa, la jornada concluyó en Villaspesa, donde sobre las 16.00 horas se dio por terminada la actividad y cada uno regresó a su casa.

    Según Chabi Alegre, del CSA A Ixena, la jornada se desarrolló con total normalidad. “Solo hubo un problema con una rueda y tres pinchazos, pero llevábamos material y no supuso ningún problema”.

    La marcha tenía un total de 35 kilómetros con un desnivel acumulado de 900 metros que se recorrieron en, aproximadamente, seis horas y media, contando las paradas en cada punto y la comida. No se trataba tanto hacer una gran marcha ciclista como de poner de manifiesto el patrimonio bélico de los alrededores de Teruel, “y la gente en general no tuvo dificultades en hacer la ruta”, explica Alegre. “Tan solo las últimas cuestas hasta llegar a Aldehuela eran más duras, pero todos los que comenzamos la marcha la terminamos”.

    Comparte esta noticia