• La espuma de los días

    Por Juanjo Francisco

    Septiembre pasará

    Septiembre avanza, se abre paso contra todos, reparte mucha prosa y escasa poesía, apenas retazos breves de un verano moribundo, engullido por la realidad.
    Pero queda su estela que todos los veranos próximos rozará, con los vientos mañaneros, las nacientes espigas que tanto le importaron. Nos quedan las sendas abiertas en el largo camino de vida recorrido. Rutas de ejemplos de generosidad y entrega, de sentido común y lucha sin desmayos.
    Se va septiembre y se lleva sus secos lacrimales pero no el punto de luz de sus miradas, jueces de nuestros actos y abrigo de muchos desconsuelos que nos parecieron eternos. Queda para nosotros el resto de sus demostraciones de que querer es poder, de que la vida, por dura que sea, es eso, vida, y que como tal hay que enfrentarla.
    Guardamos la calidez de sus frases hechas y la tonada de sus cancioncillas de juventud, amasadas y preservadas entre las entonces ásperas costumbres de un pueblo recóndito, dueño ahora de su recuerdo.
    Pasará septiembre y en las rosas violetas de octubre anidarán sus huellas, que oradaron los dedos de aquellas manos que en tiempos de esplendor llegaron a todas las tareas y cumplieron todos los afanes.
    Con septiembre se irán también sus largos suspiros, miradas perdidas, recuerdos mezclados, pero se quedarán recientes caricias y frases amables, legado impagable de la fragilidad humana que tanto lamento y desolación proporciona.
    Borraremos de nuestro calendario un septiembre más que nunca olvidaremos porque en nuestras vidas ya no será un septiembre más. Se irá el mes en el que la dulzura y serenidad de su adiós nos arrugó los pulmones y nos hizo tiritar por los rincones que frecuentó. Llegarán fechas nunca repetidas, nuevas para nosotros, en las que jugaremos a encontrar su complicidad y un lugar para su ausencia. Llegarán otros días, aventuramos, y en las horas de los amaneceres que rompen por Palomera creeremos escuchar su llamada a las tareas pendientes que, como dijo, nos harán más felices.

    Comparte esta noticia