• Los ganaderos de la provincia apuestan por los cebaderos de cerdos

    El sector porcino vive un destacado crecimiento y ha crecido más del 5% el número de explotaciones en la provincia de Teruel, sobre todo con nuevos cebaderos.
    Entre los años 2015 y 2016 se han abierto 53 nuevas explotaciones y se han dado de baja doce. El número asciende a 775 granjas y el 72%, es decir, 559, son cebaderos integrados, que solo realizan el engorde de los lechones procedentes de las granjas de producción hasta el peso de sacrificio.
    La mayor concentración de cebaderos se da en Valderrobres, Calamocha y Monreal del Campo.
    El segundo tipo de explotación más frecuente, según los censos de 2016, es el de la producción de lechones con 79 granjas y Alcañiz y Cantavieja son las localidades donde hay más de estos centros.
    También hay 42 explotaciones de producción mixta, de 34 granjas, seguido de la recría de reproductores.
    La capacidad total de las granjas de porcino turolenses supera el millón de animalres, de los que más de 68.200 son madres, 978.000 son de cebo y 48.9781, lechones de transición.
    Este aumento en el número de explotaciones durante 2016 ha incrementado la capacidad de cebo en 26.759 animales, mientras que el número de madres ha caído en 500 unidades.
    En España hay 28,4 millones de cerdos, según los datos de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat), de esta forma la provincia de Teruel cuenta casi con un 4%del total de esta cabaña porcina.
    El sector porcino resulta atractivo para los jóvenes que deciden incorporarse a la actividad agraria porque estas explotaciones son rentables económicamente y se asumen pocos riesgos.
    Muchos de estos cerdos serán la materia prima para conseguir el mejor jamón de denominación de origen. También en la producción de los propios perniles ha habido un incremento.
    A la espera de conocer los útimos datos durante la Feria del Jamón, se puede destacar que los secaderos adscritos al Consejo Regulador de la Denominación de Origen (CRDO) Jamón de Teruel colgaron en 2016 un 42% más de perniles que el año anterior, hasta las 355.845 piezas, y prácticamente el mismo número de paletas, 107.030.
    Los mataderos marcaron el año pasado 355.845 jamones, 104.384 más que en 2015, lo que supone un incremento cercano al 42%.
    Las cifras totales de Jamón y de Paleta de Teruel, tanto en fresco como en curado, representan para el Consejo Regulador un signo de recuperación del producto y está vinculado al propio crecimiento de la demanda.

    Comparte esta noticia