• Las paellas y las jotas ponen punto y final a unas fiestas de Alcañiz “positivas”

    Las paellas y las jotas ponen punto y final a unas fiestas de Alcañiz “positivas”

    Las paellas de la Glorieta y el festival de jota pusieron el punto y final a las fiestas de Alcañiz, de las que el Ayuntamiento hace un balance positivo después de recuperar la organización de los espectáculos de la Pista Roja.

    Tras seis años de colaboración con Interpeñas, el Consistorio volvió a encargarse de la programación musical en el polideportivo. Hubo más de mil personas en el concierto de Fangoria, según cifró ayer el concejal delegado de Festejos, Nacho Carbó, y un gran ambiente cada noche a partir de las tres de la mañana, que es cuando concluían las verbenas en la plaza de España y en la avenida de Huesca.

    Por contra, hubo “poca gente en el festival de rock” del domingo por la noche que encabezaban Los Bengala, lo que no será óbice para volver a programar más noches de música cañera con grupos aragoneses. “No se iba de presupuesto y me gustaría repetirlo”, destacó Carbó.

    También dejó buenas sensaciones el Festival de Música ‘El Chupinazo’ con el que arrancaron las fiestas a todo trapo después de la comida del viernes. Fueron más de 14 horas de fiesta.

    El Ayuntamiento ha vendido más de 1.800 carnés de fiestas frente a los 1.600 del año pasado (el precio era de 25 euros frente a 35) que daban derecho a descuentos para ver a Alaska y también para asistir a la corrida de toros. La plaza presentó “tres cuartos de entrada”, afirmó el edil, quien echó de menos algo más de gente en el tendido de sombra.

    No obstante, los espectáculos taurinos “vuelven a ser un acto al que va mucha gente” gracias a la “buena gestión de la plaza” realizada por Tauroemoción, dijo.

    Participación

    En cuanto a los actos más multitudinarios más allá de la Pista Roja y las verbenas, las carrozas se han llevado la palma, si bien les ha hecho competencia el tobogán acuático, una novedad que “ha sido un éxito total que tendremos que repetir”, anunció Carbó.

    También tuvo buena acogida el espectáculo de Los Arraclaus de Castelserás, un grupo de animación de calle que conjugó música tradicional con artes pirotécnicas.

    Las festas acabaron este miércoles con las paellas, en las que se dispensaron 1.500 raciones, y con el esperado festival de jota a cargo de la Rondalla Alegría.

    Pocos incidentes

    En cuanto al capítulo de incidentes, el martes un joven sufrió una aparatosa cogida durante el torneo de fútbol vaca que lo llevó directamente a la enfermería y de ahí al hospital de Alcañiz. Desde la organización aseguraron que no revistió gravedad.

    La Policía Local tuvo que actuar ante dos “conatos de pelea” a altas horas de la madrugada, uno en prefiestas y otro durante las fiestas. También se produjo algún robo en peñas antes de que comenzaran los festejos (bebidas y equipos de música). En cuanto a controles de alcoholemia, solo hubo un positivo, durante la mañana de la subida a Pueyos.

    Comparte esta noticia