• Buscan en Villastar los restos de cinco civiles que fueron fusilados durante la represión en caliente

    Daniel Jarque cava enérgicamente, con todo el brío que puede. Lleva años esperando el momento de buscar a su abuelo, al que no conoció porque murió cuando su madre, Marina, tenía solo ocho años, pero que ha formado parte de toda su vida. Ahora, gracias a la Asociación Pozos de Caudé y a la ayuda de los voluntarios que participan en el curso de Arqueología y Antropología Forense organizado por la Escuela de Medicina Legal y Forense de la Universidad Complutense de Madrid, los restos saldrán a la luz. O al menos eso creen, porque están cavando en la zona de la Cañandonera, el paraje al que llevaba a Daniel su tío, el hermano de su madre, para recordarle: “Si a nosotros nos pasa algo, no olvides nunca que están aquí”.

     

    (Publicado el 13 de septiembre de 2017)

    Comparte esta noticia