• Legionarios, abejas, Los Picapiedra y Trump, en las carrozas de Alcañiz

    El desfile de carrozas volvió a poner anoche el colorido y la guasa a las fiestas de Alcañiz. Una docena de remolques engalanados por asociaciones y peñas sirvieron para mantener las buenas costumbres de divertirse y hacer disfrutar al público en la avenida de Aragón al son de la música de banda, charanga y batucada.

    Abría el desfile un carro histórico de Ambar tirado por caballos, al que seguía la banda de música, que paró unos minutos ante el palco de autoridades para rendir honores con una canción.

    Después venían los carros de las asociaciones engalanados con motivos urbanísticos alcañizanos, como la fuente luminosa o la fachada del ayuntamiento.

    El Alcañiz Club de Fútbol recordaba que el equipo había subido a Preferente quedando campeón la temporada anterior. El Hogar de Personas Mayores se decantó por la ronda jotera para celebrar su presencia en el concurrido desfile.

    Tras las asociaciones iban las peñas. Los Zanganos no podían ir de otra guisa que disfrazados de abejitas. Acto seguido circulaba la bonita carroza de Los Picapiedra, con su coche con ruedas de roca y el dinosaurio de las canteras donde trabajaban Pablo y Pedro.

    Inmediatamente después, y bien escoltado por guardaespaldas, se pavoneaba acompañado de su imponente señora el mismísimo presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump. Les seguía un séquito de mexicanos a punto de construir el famoso muro.

    Una pierna de Brontosaurio o cualquier otro dinosaurio se hacía lentamente al fuego preparado por La Bota, cuyos integrantes bailaban justo detrás vestidos de prehistóricos, con huesos en la cabeza a modo de toquilla.

    Unos jóvenes emularon las carreras en el Circuito Guadalope disfrazándose de coches. La comparsa debía de tener como tema la añoranza por los buenos momentos vividos, pues un chico presumía de haber visto jugar al Alcañiz CF en Tercera División.

    Seguía la comitiva un grupo de superhéroes, entre los que no faltaban Batman, Superman, Hulk o el mismísimo Tío de la Vara. Para cerrar, un grupo de legionarios que acabaron cantando, con mucha guasa por ser la Diada de Cataluña, “Independència!”

    Comparte esta noticia