• “Visualmente Teruel tiene muchísimo encanto y su ambiente es muy bonito”La actriz Aida Folch en la plaza San Juan de Teruel

    “Visualmente Teruel tiene muchísimo encanto y su ambiente es muy bonito”

    Aida Folch, actriz, madrina del equipo ganador del rally Desafío Buñuel

    La actriz Aida Folch, muy conocida por sus papeles en las películas de Fernando Trueba y por su aparición en la serie Cuéntame, ha sido la madrina del equipo ganador del rally Desafío Buñuel con el cortometraje Ámome. Vino a Teruel siendo muy jovencita para participar en el ciclo Amantes de Cine, y once años después ha regresado para obsequiar a la ciudad con su participación en un cortometraje realizado con la técnica del stop motion.

    – ¿Cómo ha vivido su regreso a Teruel para participar en el rally?

    – Pues ha sido muy bonito. Se ven con los años las cosas diferentes y me ha encantado revivir mi paso por las calles de esta ciudad tan bonita y conocer a gente tan estupenda.

    – Han corrido muchos metros de película en su carrera desde que estuvo aquí hace once años. ¿Cómo se siente con todo ese camino y bagaje profesional ya a sus espaldas?

    – Me siento muy orgullosa y siempre digo que creo que tengo mucha suerte por poder dedicarme a lo que me gusta. No todo el mundo puede decir lo mismo, así que agradezco todos los días que cuenten conmigo como actriz, que creo que es lo que mejor se me da.

    – La ciudad también ha cambiado, a mejor, en estos años.

    – La ciudad es preciosa y creo que sería muy guay el rodar más cosas aquí.

    – ¿Es visual para el cine?

    – Creo que visualmente Teruel tiene muchísimo encanto porque conserva muy bien su urbanismo y tiene un ambiente muy bonito, donde la gente está muy dispuesta a ayudar. Pienso que sería muy cómodo hacer rodajes de cine aquí, así como en ciudades grandes es más complicado, en cambio aquí estaría muy bien.

    – Le ve potencial, no es por quedar bien.

    – Tiene mucho potencial. En este caso yo he alucinado porque hemos rodado en la calle, pero también en la Fonda (del Tozal), y ha sido todo un lujo. Hemos tenido mucha ayuda, la gente estaba supercariñosa, te ofrecían lo que hiciese falta, y creo que eso en un rodaje es fundamental.

    – ¿Es un lugar idóneo para hacer un rally como Desafío Buñuel?

    – Sí que creo que está muy bien, no solo por esta razón, sino porque creo que en lugares como Teruel hay que hacer más actividades culturales para que la gente pueda disfrutar de ellas, tenga la cultura cerca y se pueda involucrar en proyectos.

    – La tendencia, en cambio, es la contraria, irse a las grandes ciudades.

    – Hay que luchar contra eso. No todo el mundo tiene por qué vivir en una gran ciudad para poder acceder a la cultura. Los ayuntamientos tienen que favorecer para que la gente tenga las mismas oportunidades en los lugares pequeños como en los grandes.

    – ¿Y usted se animaría a venir a vivir a un sitio pequeño como Teruel?

    – De momento no porque en mi caso casi todo pasa en las grandes ciudades y tengo que vivir en Madrid o en Barcelona para que mi carrera pueda continuar, aunque ya estoy en un momento que puedo vivir un poco donde quiera porque si me quieren para algo me desplazo. Pero de momento soy joven y a mí me gusta la marcha y las actividades culturales como ir a exposiciones, al cine en versión original y, desgraciadamente, en sitios más pequeños, no se puede acceder.

    – Hay quienes piensan que ser actor es poner la cara, pero detrás hay mucho trabajo. ¿Es duro?

    – Yo me lo he currado. Empecé a trabajar con 14 años y uno aprende muchísimo en los rodajes, pero es que además seguí formándome como actriz en escuelas y en cursos, y cada proyecto para mí es nuevo. A mí me sigue poniendo nerviosa hacer un rally o cualquier proyecto porque siempre es diferente y creo que cuando estás demasiado seguro de ti mismo las cosas no funcionan. Tienes que adaptarte a todos los equipos y hacer lo que te piden, porque al final tú eres un medio pero el director te tiene que dirigir. Siempre es una historia nueva y creo que para dedicarte a esta profesión hay que tener mucha valentía, mucho tesón, enfrentarte a muchos miedos, saber adaptarte a cualquier situación. Creo que todos los que formamos parte de esta profesión estamos aquí por algo y nada es fácil ni gratuito.

    – La televisión les da mucha popularidad, ¿pero con qué se quedaría, con este medio, con el cine o con el teatro?

    – A mí me gustaría seguir haciendo mucho cine, que es lo que más conozco y lo que más me gusta, pero que se hiciera un poco como antes. Estoy un poco cansada, y me pongo reivindicativa, de que todo sea un rally. Creo que estamos muy explotados, trabajamos muchísimas horas con muy poco dinero y creo que el cine es una mentira de que no sea rentable, y realmente que quienes pagan las películas dejen de ser empresarios que nos pongan tan al límite. Creo que tenemos muchísimo talento y muchísima creatividad, pero necesitamos tiempo para hacer las cosas bien, porque un rodaje es muy, muy complicado y en el que trabaja mucha gente. A mí me gustaría poder trabajar con más placer.

    – O sea que el rally para usted tampoco ha sido tan estresante, sino que se ha enfrentado al ritmo habitual de un rodaje, no de 48 horas sino de varias semanas.

    – Me gustaría decir que no es así, pero realmente los rodajes tanto de cine como de televisión se han convertido lo mismo que un rally. Un rodaje profesional es también una carrera contrarreloj en el que rodar es como irte a una maratón. Es excitante y es divertido, pero a la vez pasa todo tan rápido que a veces no te da tiempo a hacer las cosas como a ti te hubiera gustado. En este caso, en el rally, por supuesto que hay planos que se podrían haber hecho mucho mejor, pero a contrarreloj sale lo que sale.    

    Comparte esta noticia