• Aprender geología fuera del aula mola másFoto de familia de los participantes en el curso de ggeología y naturaleza celebrado a finales de agosto en Aliaga. Parque Geológico de Aliaga

    Aprender geología fuera del aula mola más

    Un total de 39 niños de entre 5 y 11 años participaron en el Curso de Geología y Naturaleza 2017 en el  Parque Geológico de Aliaga que contó con una divertida yincana en su fase final. En la prueba se volcaron un buen número de vecinos del pueblos que, disfrazados, se colocaron en varios puntos significativos e iban sometiendo a los niños a pruebas en las que se ponían de manifiesto elementos del patrimonio natural y cultural de la localidad.
    Para ello se contó con toucasias situadas en uno de los afloramientos más característicos del Parque o guerreros en el castillo de la Orden de San Juan. También había arpías en la desembocadura de los ríos que dirigían a los niños a la Ermita de la Zarza, donde se encuentran singularmente reflejadas y, por último, lavanderas en los antiguos lavaderos, quienes enseñaron esta tradición.
    “Es de agradecer que no sólo colaborasen familiares de los niños, sino que además se coordinaran amigos y  jóvenes para participar altruistamente con los alumnos”, explicó Julia Escorihuela, que es la guía del Parque Geológico y la responsable de organizar la actividad.
    El acto se cerró con la entrega de diplomas por parte del alcalde de Aliaga, Sergio Uche,  quien dirigió unas palabras a los homenajeados asignándoles la función de embajadores del pueblo.
    La actividad, con una gran participación por parte de los vecinos de menos edad, se ha convertido ya en un clásico del verano en Aliaga. Desde el Parque Geológico la ofertan como una alternativa didáctica a otras meramente deportivas y está adquiriendo un gran calado entre los lugareños y veraneantes, que cada vez más solicitan la inscripción al curso.

    Sostenibilidad
    Así, un año más, la gerente del Parque siguiendo los principios de la geoética, ha introducido a los más pequeños de la localidad en conocimientos básicos sobre geología, biología y geografía, además de gestión territorial, proyectos nocivos, sostenibilidad en el uso de los recursos naturales, y puesta en valor de la geodiversidad y patrimonio geológico.
    Para Julia Escorihuela es necesario que a nivel de Educación Primaria los niños “aprendan no sólo los conceptos científicos, sino los valores morales de la geología en perspectiva no depredadora, pues a estas edades es cuando empieza a sentarse una base respetuosa con el territorio en el que se habita, siendo marcador del rumbo que el día de mañana desempeñarán como profesionales”, aseguró.

    Comparte esta noticia