• Agosto trae desde Perseo la lluvia de estrellas más esperada del añoLluvia de meteoritos chocando con la atmósfera que se puede ver en la Tierra durante algunas épocas del año . Instituto de Astrofísica de Canarias

    Agosto trae desde Perseo la lluvia de estrellas más esperada del año

    Esta noche es la más adecuada para observar las 'lágrimas de San Lorenzo'

    Las perseidas o más comúnmente conocidas como estrellas fugaces tienen lugar cada año a mediados del mes de agosto, y aunque se pueden ver algunas desde el mes de julio, será esta noche cuando se dejen observar con una mayor asiduidad, informa en este reportaje Sara Martínez Valero.
    Son muchos los turolenses que cada año salen al campo para evitar la contaminación lumínica y así poder ver este acontecimiento con una mayor claridad. Lugares como el embalse del Arquillo o la red de miradores situados a lo largo de toda la provincia como el de Santa Bárbara, son los favoritos para contemplar el cielo durante esta época del año. Según indicaba Maribel Aguilar, la guía starlight que se ocupa de las observaciones en la comarca de Gúdar-Javalambre, los mejores lugares son los sitios despejados, lejos de los núcleos de población iluminados y lo más altos posible para que no haya montañas ni otros elementos naturales que dificulten su visibilidad.
    Estos fragmentos de roca, que se iluminan al incendiarse cuando entran en contacto con la atmósfera, a los que nosotros llamamos estrellas fugaces y contemplamos pidiendo un deseo durante el tiempo que se mantienen iluminados, son un magnífico espectáculo que permite alejarse de las ciudades y pueblos y pasar una velada estupenda en compañía de amigos, familia o pareja.
    La provincia de Teruel es uno de los lugares con menos contaminación lumínica de toda España, por eso en todo el territorio turolense se podrá ver esta lluvia de meteoros sin necesidad de usar un telescopio. Lo único necesario para ver mejor este espectáculo del cielo es mirar hacia la constelación de Perseo, lugar del cielo situado al noreste desde donde vienen estas partículas de piedra y polvo que podemos visualizar unicamente desde el hemisferio norte.
    Este año, la lluvia de pequeños fragmentos de cometa se verá mucho mejor durante las noches del 12 y 13 de agosto, y aunque durante toda la semana podría disfrutarse con una gran claridad, debe tenerse en cuenta el estado de la luna. Al tener una luna aunque menguante, de gran tamaño, podría haber una gran luminosidad en el firmamento y así no permitir a aquellos que decidan salir durante las noches de agosto, ver la lluvia de una forma tan clara como si este astro estuviera menos visible. Maribel Aguilar indicaba que las mejores horas para observar el firmamento serían las del principio de la noche, desde que oscurece hasta las 03:00 horas, puesto que la luna aparecerá en la segunda mitad de la noche e iluminará el firmamento.
    Según indica el Instituto de Astrofísica de Canarias, a pesar de la luminosidad del astro lunar en el cielo, la intensidad de las Perseidas se mantiene alta y constante, de unas 70 a 130 perseidas por hora, una media de un meteoro cada cinco minutos. Es posible que los fragmentos de polvo y roca más pequeños no se dejen ver por la luna, pero las fracciones más grandes se seguirán viendo y ofreciendo un bonito espectáculo.
    Según aseguraba Aguilar, las comúnmente conocidas como estrellas fugaces pueden verse durante todo el año puesto que solo son fragmentos de polvo flotando en el universo, pero es cuando se acercan lo suficiente a la tierra, llegando a chocar con las primeras capas de la atmósfera a unos 210.000 kilómetros por hora según el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA), en el momento en que las podemos ver descomponerse o ionizarse en forma de una estela de luz, más o menos intensa dependiendo del tamaño, pero que aun así no dura más que unos segundos. Son en cambio las lluvias de estrellas lo que se consigue ver solo en algunas temporadas del año.

    Formación de las perseidas
    El origen de estos meteoritos está en los cometas, en el caso de las perseidas está asociado al cometa 109P/Swift-Tuttle, de unos 26 kilómetros de diámetro según mediciones de la NASA, que tiene una órbita en resonancia con el planeta Júpiter. Los cometas son rocas unidas por hielo que desprenden pequeños fragmentos de roca y arena cuando su órbita transita cercana al sol.
    Todos los meses de agosto en su movimiento de traslación alrededor del sol, el planeta Tierra coincide con la órbita del cometa 109P/Swift-Tuttle, que hace años dejó pequeños restos a su paso por esta localización. Estos fragmentos, chocan con la atmósfera de la tierra y son lo que nosotros conocemos como Perseidas.
    La lluvia de perseidas es la más conocida del hemisferio Norte por coincidir con el mes de agosto en el que hay una temperatura agradable para salir al campo, pero existen otras como la lluvia de Leónidas que tendrán lugar durante el mes de noviembre, los días 17 y 18, o las Gemínidas que se dejarán ver en diciembre, aproximadamente los días 13 y 14.
    En España las Perseidas son comúnmente conocidas también como lágrimas de San Lorenzo por su cercanía a la celebración del día de este santo. San Lorenzo fue uno de los diáconos de Roma del papa Sixto II condenado a morir en la hoguera, más concretamente en una parrilla de hierro de la que salían chispas. Cuenta la leyenda que lloraba mientras se estaba quemando, es por eso y por su cercanía a la fecha de este santo por lo que se denomina a esta lluvia de meteoros como lágrimas de San Lorenzo.

    Algunas recomendaciones
    A pesar de estar en uno de los meses más calurosos del año, siempre se recomienda ir provistos de ropa de abrigo y una manta impermeable para el suelo. Además durante esta semana el tiempo no acompaña, bajan las temperaturas y será necesario ir abrigados. Otra de las recomendaciones que destaca Maribel Aguilar es llevar una linterna de luz roja, la luz blanca hace un efecto en el ojo que no nos permite ver la lluvia de meteoritos con claridad, en cambio esta linterna de luz roja, bien comprada o hecha en casa con una linterna de luz blanca y algún tipo de plástico rojo, no provoca ningún efecto en el ojo humano y ayuda a que no haya accidente alguno al andar de noche por el campo.

    Comparte esta noticia