• Los precios del melocotón amarillo caen por la crisis de la fruta de huesoUna señora comprando en una frutería de Alcañiz, ayer por la mañana

    Los precios del melocotón amarillo caen por la crisis de la fruta de hueso

    Las cooperativas empiezan a tener ventas tras pasar un julio complicado

    Las cooperativas del Bajo Aragón turolense empiezan a ver mejoría en el mercado de la fruta de hueso, en especial en el melocotón amarillo, aunque los precios apenas repuntan y siguen afectados por la sobreproducción de este verano, que ha llevado al sector a reclamar a Bruselas la retirada de al menos 40 millones de kilos.

    Aunque con poco stock en las cámaras, porque su producción se concentra en el melocotón amarillo, la crisis que afecta desde junio a frutas como el paraguayo, la nectarina y el melocotón rojos ha tenido serias consecuencias en los precios del melocotón amarillo del Bajo Aragón, que las cooperativas están vendiendo a marchas forzadas entre un 40 y un 50% más barato que el año pasado.

    “Estamos vendiendo por debajo de costes de producción”, reconoció Antonio Cerdán, gerente de la Cooperativa La Calandina, quien se sumaba ayer a aquellos productores que, especialmente en Aragón y Cataluña (comunidades más afectadas por la crisis de sobreproducción), reivindican la retirada de al menos 40 millones de toneladas de fruta del mercado. Según Cerdán, “como la venta está siendo muy lenta, los precios bajan más, porque es un producto perecedero”.

    Las cooperativas bajoaragonesas tienen un volumen de fruta afectada por la crisis pequeño, porque su fuerte es el melocotón amarillo. Aún con todo, la bajada de precios ha repercutido en toda la gama de melocotones. “Hay tanto exceso de fruta en el mercado que el precio ha bajado en picado”, explicó el gerente de La Calandina, quien se mostró convencido de que la retirada de fruta ayudaría al sector. Por un lado, “el precio subvencionado por la fruta retirada cubre al menos los costes de producción”, y por otro “al quitarse oferta, el precio del mercado tiende a subir”.

    En cualquier caso, los productores turolenses sólo se han visto salpicados por la crisis si lo comparamos con lo que están pasando cooperativas de Huesca, Lérida y las del Bajo Aragón de la provincia de Zaragoza.

    El gerente de la Cooperativa san Miguel de Puigmoreno, Arsenio Rújula, reconoció que “quienes lo están pasando verdaderamente mal son las cooperativas de Caspe y de Maella, que tienen serios problemas para sacar paraguayos, melocotones rojos y nectarinas fuera. Tienen las cámaras llenas y no hay manera de vaciarlas”. Su situación no es ni mucho menos parecida. “Nosotros también hemos llegado a llenar cámaras, pero somos una cooperativa de melocotón amarillo, que por lo menos va teniendo salida, y aunque sí hemos tenido que llenar las cámaras, se le ha dado salida a la fruta en cuatro días o como máximo una semana de plazo”.

    Los precios del amarillo de julio se venden “entre un 30 y un 40% por debajo de lo que vendimos el año pasado”, según los cálculos de Rújula.

    El Bajo Aragón ha tenido una producción de fruta de verano un 40% superior a la del año pasado, mencionó el gerente de Puigmoreno, un volumen de crecimiento, añadió, parecido al de otras provincias y que explicaría esta crisis de precios y de saturación. “Murcia, Albacete, Lérida, Grecia, Italia y Francia también han producido más, mientras que Alemania e Inglaterra consumen lo mismo, pero no el doble, y eso explica lo que estamos viviendo”, consideró.

    En cualquier caso, según Rújula, “estamos al final de la crisis. En julio ha habido un problema serio, y a principios de agosto  también, pero ahora está mejorando y empezamos a recibir llamadas. Hay más ventas”. Aún con todo, criticó las “promociones” que mantienen las grandes cadenas de supermercados: “hay poco melocotón amarillo, pero siguen promocionando, y así los precios no subirán. La semana pasada vi en un mercado de Zaragoza melocotón a 89 céntimos, y eso es como comprar la fruta a casi nada”, se lamentó el gerente de Puigmoreno.

    “Creemos que la fruta se perderá por la burocracia”

    “Creemos que la fruta que queda en las cámaras se perderá por la propia burocracia administrativa”, dijo ayer el secretario provincial de Uaga en Zaragoza y responsable del sector de frutas en la Comisión Ejecutiva, Francisco Ponce, tras participar en la reunión que  representantes  del sector de la fruta de hueso de Asaja, Coag, Upa, Fepex y Cooperativas Agro-alimentarias de España mantuvieron ayer con el secretario general de Agricultura del ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Carlos Cabanas.

    En esta reunión, Cabanas informó de los pasos que ha dado el Gobierno para solucionar la crisis de precios que afecta al sector de la fruta de hueso y de las ayudas excepcionales solicitadas para los productores de los melocotones más afectados por la caída de precios.

    El resultado fue desilusionante para los representantes de las organizaciones agrarias. Ponce reconoció que “hay muy buena voluntad por parte del ministerio de Agricultura, pero no hemos sacado nada en claro, y creemos que cuando se adopten medidas será demasiado tarde, porque la fruta que está en las cámaras (unos 40 millones de toneladas) se va echando a perder, y encima nos tememos que si consiguen sacarla al mercado va a perjudicar a la que tiene que venir más adelante”.

    Las cooperativas mantienen su stock de fruta almacenado “porque en este momento no hay precio, y sin él no se atreven a sacarla”, reconoció el responsable de Uaga.

    Comparte esta noticia