• BOLLIGANDO

    Por Mari Cruz Aguilar

    El teléfono roto

    L oscos y Calomarde estuvieron hace unos días durante más de una semana sin servicio telefónico. En el caso de Loscos la desconexión fue total porque una tormenta estropeó la línea del fijo y cobertura móvil nunca ha habido. Por no mentir hay una raya en un punto determinado del pueblo, pero la mayoría de los días no es suficiente para mantener una conversación. No es rentable instalar antenas para los cuatro que viven en un pueblo.  En Calomarde otra tormenta –o la misma, no lo sé– les dejó otros nueve o diez días sin cobertura móvil ni internet. Hace no demasiado tiempo fue Moscardón el que estuvo otras tantas jornadas sin conexión telefónica. Suma y sigue.
    La falta de servicios es sin duda uno de los lastres del medio rural. Los pueblos no tienen escuela porque no tienen niños; no tienen tienda porque no hay quien compre y no tienen teléfono porque es más cara la antena o su reparación que la suma de la factura de todos los vecinos a lo largo de una vida.
    Con este panorama no es extraño que los pequeños municipios vayan de capa caída porque es difícil mantener un negocio, estar en contacto con los amigos o la familia que vive fuera o, simplemente, pasar ratos de ocio mirando páginas, sean de naturaleza, de zapatos o de deportes.
    Cuando se popularizó internet, muchos vimos en la red de redes una auténtica posibilidad para el medio rural. En ese momento hubo quién trasladó su negocio desde la ciudad hasta el campo, hasta el pueblo en el que veraneaba o en el que se crió y del que tuvo que salir en busca de oportunidades laborales. Aunque la verdad es que no fueron muchos, menos de los que esperábamos algunos.
    No contábamos que para estar contectados con el mundo hacen falta antenas, bandas anchas, 4G y todas esas cosas que en las ciudades pagan las propias compañías telefónicas porque es una inversión que luego les revierte a través de las facturas. En los pueblos está claro que a las compañías no les interesa. A ver si las administraciones invierten cuanto antes, porque estar conectados es la condicione sine qua non para estar.

    Comparte esta noticia