• Carmen París: “La jota es el género madre de muchas músicas, con mis mezclas no invento nada”Carmen París ofrecerá mañana viernes un concierto en Albarracín en el marco de Festifalk. Assaoud Altares

    Carmen París: “La jota es el género madre de muchas músicas, con mis mezclas no invento nada”

    Carmen París ha iniciado su gira En síntesis, con la que hace un repaso por sus 30 años subida a los escenarios. En Teruel ofrecerá los días 4, 5, 11 y 12, conciertos en Albarracín, Calamocha, Monreal y Alcalá, respectivamente, en el marco de Festifalk, el Festival Internacional de Alcalá de la Selva.
    – ¿Qué va a encontrar el público en En síntesis?
    – Como dice el título, es una síntesis de los paisajes por los que he llevado melodías y letras de jotas seleccionadas de los cuatro discos que he editado.
    – Festifalk le ha elegido como artista estrella para su 25 aniversario porque representa la fusión de ritmos que ellos persiguen, ¿qué le parece?
    – Es una maravilla, me parece un alto honor porque además soy hija de Teruel, mi padre era de Samper de Calanda y el hecho de que me consideren una figura de esa relevancia para celebrar su 25 aniversario pues me hace sentir muy honrada y reconocida.
    – Su música ofrece fusión de otros ritmos, caribeños, africanos… pero siempre a partir de la jota. ¿Resulta complejo aunar estas músicas tan dispares?
    -Lo que he ido descubriendo con los sucesivos discos al mezclar la jota es que no son músicas tan diferentes. La última música con la que he mezclado la jota es el jazz, que podría parecer muy dispar pero aún con todo en su nacimiento también tiene influencia de nuestra música popular, las habaneras fueron uno de los ingredientes e influyeron mucho en Nueva Orleans cuando nació el jazz. El resto de músicas con las que paseado la jota no son tan ajenas. Lo que estoy descubriendo ahora para el quinto disco, en el que estoy trabajando, es que casi toda la música popular iberoamericana viene de la jota, del bolero y del fandango. La jota es el género madre de muchas músicas, con lo cual mezclar no es una cosa tan marciana, es algo que ya sucedió en la historia, la labor que estoy haciendo es recordarlo, no estoy inventando nada, me he dado cuenta después de hacerlo, con el paso de los años, a base de investigar. Los palos del folclore ibérico, la seguidilla, el fandango, el bolero y la jota, que a partir del siglo XVIII se hizo más popular, aunque tienen sus matices de diferencia, se basan en el compás ternario y en octosílabas que han marcado todo el folclore iberoamericano como he podido comprobar.
    – Lleva toda su vida fusionando ritmos, ¿le queda alguna tarea pendiente en este sentido?
    – El lejano Oriente y a por ello vamos en el próximo disco, que será el quinto. En Filipinas hay muchas jotas, estoy haciendo unos descubrimientos muy interesantes.
    – Además, el aniversario de Festifalk coincide con el 30 aniversario de su vida profesional, ¿qué balance hace de estas tres décadas?
    – Hago un balance muy bueno pese a que no he alcanzado lo que se considera el éxito hoy en día, pero creo que he logrado lo que yo considero éxito, que es que mi música guste, que venga gente a verme de todas las edades cuando ofrezco un concierto. La industria enfoca un producto a una franja de edad, en mis conciertos hay gente de todas las edades y para mí eso es el éxito, aunque no dé conciertos de masas. También es muy importante haber conseguido que me den un Premio Nacional de las Músicas Actuales llevando la jota por bandera. No me lo han dado por vender muchos discos, que precisamente no me caracterizo por las ventas. Me he caracterizado porque el trabajo que hago es serio, tiene calidad musical y amor por la tierra.
    – Usted marcó un antes y un después en la jota. Pasó de ser música para mayores a estar de moda, ¿eso es un orgullo, no?
    – Por supuesto, y para mí eso es el éxito, más que salir en televisión y hacerse famoso.
    – ¿Se imaginaba cuando empezó a fusionar la jota que iba a alcanzar estos logros?
    – No, no esperaba llegar a la gente joven. Como canté muchos años en orquestas he tenido mucho contacto con público muy variado y como compositora sabía qué cosas populares le llegan a la gente, porque durante años lo he vivido. Sabía que el contenido popular de mi música iba a gustar, solo era necesario que fuera escuchado, que es lo difícil. La jugada fue que entré en Warner con esa música y me ficharon no porque fuera a vender mucho, sino porque hacía una música de calidad, ellos fueron los primeros sorprendidos de que mi disco vendiera 50.000 copias, mientras que otros artistas en los que habían invertido mucho más dinero en promoción vendieron la mitad. Les demostré que se puede ser rentable vendiendo calidad y que el público no es tonto.
    – Ahora la jota está de moda y en televisión proliferan los programas dedicados al folclore…
    – La jota lleva en Aragón unos años de esplendor, ya era hora. Hemos contribuido unos cuantos, no solamente yo, también Miguel Ángel Berna y los músicos que le acompañan. Somos un puñadico que hemos planteado que las tradiciones se pueden enfocar de otra manera, está bien que los músicos contemporáneos creen a partir de la tradición, mejor será tomar como base lo nuestro que  lo que se hace en Inglaterra, aunque haya puristas que consideren que es un sacrilegio.

    Comparte esta noticia