• El Puyazo

    Por Francisco Belmonte

    Víctor Barrio, el ángel

    Artículo publicado el sábado 8 de julio de 2017, el día de la corrida de homenaje a Víctor Barrio en Teruel

    Sin duda que el espíritu de Víctor Barrio ha de rondar la arena del coso turolense esta tarde. Seguro que es así. Lo sé porque ocurre en Linares o Pozoblanco los días de corrida desde sus fatídicas tardes. Sí, los toreros eternos vuelven y los héroes regresan coronados ya en dioses para decir que ellos allí se dejaron la vida por su arte y que necesitan recoger nuevas ovaciones como tributo de admiración y respeto impagable. Víctor volverá hoy a vestirse de luces, seguro. Y paseará la arena turolense a los sones de un pasodoble para acompañarnos envuelto en recuerdo, en silencio cómplice o quizá acompasando su mano a la de Ponce en el primer natural que se dibuje. O lo hará en un simple quite que sirva de ayuda a cualquiera de los toreros alternantes. Pero Víctor estará en Teruel porque la plaza ya guarda en su seno la historia, la tragedia y el nombre de quien aquí dijo adiós vestido de luces.

    Es así. Por eso hay algo especial desde su trágica muerte que impregna los muros del coso turolense y que te hace sentir un respeto silencioso a pesar de la fiesta grande. Se percibe en la música, que suena más solemne porque la muerte es muy seria y su recuerdo en el toreo lo es eternamente. Y también se aprecia en esa intimidad de los toreros cuando recién pisan el albero, justo en un instante de fugaz recogimiento o quizá en una mirada al firmamento que trata de encontrar el rostro de ese ángel que desde este rincón turolense puso rumbo al cielo.

    Por eso ahora en Teruel, esta tarde, los toreros se sentirán obligados a echar un paso adelante y a entregarse quizá como nunca ocurrió antes. Por amor propio y por vergüenza torera al saber que solo hace unos pocos meses, un compañero dio la vida para hacer más digna y loable su  profesión. Y por respeto, que conste. Respeto infinito a la memoria de un torero que enfundó en honor su nombre. La feria de Teruel ya tiene un rostro para dibujar su Ángel, el de Víctor Barrio, torero valiente.

    Comparte esta noticia