• La planificación empresarial, clave durante el verano

    La planificación empresarial, clave durante el verano

    Todo parece estar al ralentí durante el verano. Resulta misión imposible completar un trámite burocrático o contactar con un proveedor cuando todo el mundo concentra sus vacaciones durante el estío, deseosos de recargar pilas y volver en septiembre con energías renovadas.

    A nivel interno, la productividad también suele caer en picado. Según aumenta la temperatura, en un 20% según Conctazilla.com, un dato recabado por Wrike en una infografía muy ilustrativa. De hecho, la misma recordaba que el 25% de los empleados consultados reconocía que solo trabajan duro un día a la semana durante los meses de verano.

    Es difícil concentrarse cuando el ambiente parece más sosegado, con parte de la plantilla disfrutando de las vacaciones, cuando proliferan los planes en piscinas y terrazas, estando los días de asueto propios al caer o si, directamente, es muy difícil descansar bien por las noches, debido a las altas temperaturas.

    Cómo promover la productividad

    Wrike recogía las claves para hacer que la productividad no caiga en picado en los meses de verano, con las pérdidas que eso puede generar. Para empezar, es fundamental mantener un ambienta fresco, porque los periodos de calor largo pueden afectar al estados de ánimo de los empleados, cuando no a su nivel cognitivo. Así lo demuestran estudios científicos, poniendo de manifiesto que no solo el invierno resulta deprimente.

    Es aconsejable replantear la actividad en la oficina. Una buena forma de combatir la desgana es asignar a los empleados tareas que realmente les apasionen, que tengan que ver con sus habilidades, con su formación o con sus intereses personales. Esto les mantendrá motivados y les hará ser más productivos, claro está que eso implica conocerlos bien.

     Ofrecer incentivos también puede ir en favor de la motivación, como recuerda Wrike. Puede tratarse de entradas para conciertos, una cena en un restaurante o actividades propias de la estación, como cursos de navegación, pero también puede ser de mucha ayuda. Reajustar los horarios o incluso ofrecer flexibilidad también puede deparar en que se aproveche más el tiempo.

    Es también buen momento para hacer grupo. Irse de tapas el jueves por la noche o el viernes a mediodía es, además de un momento de desconexión, una manera de confraternizar. En horario de oficina, además, fomentar el trabajo en equipo también puede favorecer el cumplimiento de plazos.

    En todo caso, hay que asumir que, si ya es difícil mantener un nivel de concentración constante durante cualquier otra época del año, más aún lo será en verano. Sin embargo, nunca se sabe la idea que una mente que divaga puede alcanzar, por mucho que molesten las miradas perdidas al horizonte desde la ventana.

    Planificar, he ahí la cuestión

    Asumir que el verano conlleva bajo rendimiento, aunque sea necesario mantener un nivel mínimo de exigencia, hará que se prioricen resultados por encima del tiempo que se dedica a obtener los mismos. Pero aprovechando que la oficina está tranquila, es recomendable que los máximos responsables se centren en la estrategia a poner en marcha en septiembre, en pro de alcanzar nuevos objetivos.

    1. Financiación

    Sin grandes objetivos ni proyectos hasta septiembre, toca plantearse vías para obtener financiación y saldar algunas deudas, o bien financiar proyectos futuros.

    Dependiendo de las necesidades, se puede optar por fórmulas como los préstamos de carácter inmediato y rápido. Internet permite contactar fácilmente con una compañía como Préstamos Ahora, que ofrece agilidad y eficiencia para dar efectivo.

    Los créditos rápidos tienen sus ventajas. Ofrecidos por entidades online a través de páginas como Creditosrapidos10min, su principal característica es precisamente esa, la de tratarse de préstamos rápidos, de forma que es cuestión de minutos rellenar un formulario y recibir el dinero en la cuenta bancaria indicada.

    Presentar nóminas o justificantes de ingresos puede ser suficiente para que un préstamo de este tipo sea concedido, y en algunos casos ni siquiera es impedimento que consten deudas no pagadas. Claro que los intereses suelen ser también más elevados.

    Recurrir a entidades tradicionales o a nuevas fórmulas como el crowdfunding también pueden ser interesantes vías para conseguir financiación.

    1. Diagnóstico actualizado y nuevo plan de acción

    El verano puede ser un buen momento para abordar cuestiones como la posición que ocupa la compañía con respecto al entorno, considerando el sector, la competencia o el estado del mercado. Cada cierto tiempo, conviene hacer un diagnóstico detallado de la situación, que ofrezca una visión integral de la compañía y ayude a esclarecer los nuevos pasos a dar. O, al menos, advierta sobre la idoneidad o no de comenzar un proyecto determinado.

    A partir de ahí, se puede elaborar un nuevo plan de acción o actualizar aquel sobre el que se trabaja. Entre las claves que debe contener este, debe aparecer un orden jerárquico en función de los objetivos establecidos y las acciones programadas para alcanzarlos. Puede que sea el momento de hacer cambios en la compañía, y el verano ofrece el sosiego necesario para pensarlo bien. En otra época del año pueden no contar la suficiente premeditación.

    Supongamos, por ejemplo, que se hablamos de una compañía como Electricistas Valencia GAU 24 horas, una empresa de electricistas en Valencia. Para plantear nuevos objetivos esta tendrá que considerar los retos que afronta el sector de la electricidad en España: la alta competitividad, la penetración de las renovables, la necesidad de renovar redes e infraestructuras o de promover la innovación…

    1. Nuevo equipamiento

    Si se adelanta la puesta a punto, el reinicio de la actividad tras las vacaciones y el comenzar a trabajar en esos nuevos proyectos será todo uno. Así pues, las modificaciones se pueden adelantar.

    Con nuevo equipamiento se pueden abarcar ámbitos como el mobiliario, la decoración, la instalación del aire acondicionado y aquello que repercuta en el bienestar de la plantilla. Y, cómo no, también equipos informáticos que agilicen el trabajo y mejoren el rendimiento.

    Es momento de sopesar las ventajas y desventajas de hacerse con soluciones como el ECM (Enterprise Content Management), o con cualquier otro producto de los que ofrecen compañías como https://www.ser-solutions.es. Todo acorde, claro, a las necesidades de la empresa y a su actividad.

     

     

    Comparte esta noticia