• Apuntes Postcatódicos

    Por Alberto Librado

    El Ministerio del Tiempo se hace una “midseason”

    El Ministerio del Tiempo se hace una “midseason”, que en el mundo de las series norteamericanas se refiere al tiempo de descanso que divide en dos una temporada. Allí, generalmente, las series se paran justo antes de navidad y no vuelven hasta febrero o marzo. Aquí no es la primera vez que TVE opta por programar así. Pasó lo mismo el año pasado, justo por estas fechas, con Águila Roja. También tuvo midseason, aunque en navidad como los americanos, Carlos Rey Emperador. En aquel entonces los telespectadores no estaban acostumbrados a estos movimientos de programación y bramaron pensando que les quitaban la serie de golpe y para siempre. En TVE tuvieron que salir a los medios para explicarlo. En el caso de la serie de los viajeros del tiempo ya estábamos avisados. De hecho, parece haber sido una jugada muy bien planificada si atendemos al impactante final de este capítulo intermedio. La “sorpresa” ha revuelto a la legión de seguidores con los que parece contar la serie, muy movilizados en redes y foros de Internet. Lástima que este interés no se refleje en la audiencia tradicional, que desciende en barrena. Porque, aunque es cierto que las visualizaciones en diferido o la imagen de marca son factores importantes, cadenas como La 1 todavía cumplen objetivos en base a los telespectadores que están delante del televisor.

    Comparte esta noticia