• Mario Barro: “Buñuel adquirió el oficio  de director de cine gracias  a la industria mexicana”Mario Barro ha coordinado el dossier del último número de ‘Turia’ sobre Buñuel

    Mario Barro: “Buñuel adquirió el oficio de director de cine gracias a la industria mexicana”

    “El cartapacio de ‘Turia’ es una oportunidad para ver qué piensan en México de la vida y obra del calandino”

    El Centro Cultural de España en México ha acogido la presentación del número 123 de la revista cultural Turia, que edita el Instituto de Estudios Turolenses de la Diputación de Teruel, y que en esta ocasión dedica su dossier central a Buñuel en México. El investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y experto en la figura y la obra del calandino, Mario Barro, ha sido quien lo ha coordinado. Autor de una tesis doctoral sobre la etapa mexicana del cineasta de Calanda, Barro considera que fue en este país donde el realizador adquirió el oficio de cineasta.

    – ¿Qué importancia tiene el Buñuel mexicano?

    – No es exagerado afirmar que Buñuel adquirió el oficio de director cinematográfico gracias a la industria mexicana. Empezó en 1946 a trabajar dentro de una industria muy profesional y con un alto volumen de producción. A los 46 años, había estado más de 10 años sin dirigir y solo tenía 3 películas en su currículum. Al final de su carrera, el 50% de los 32 filmes que conforman toda su filmografía son 100% mexicanos. Las únicas películas que hizo pensando en el público norteamericano las hizo en coproducción con México y en territorio mexicano. Su retorno a España para rodar Viridiana se produjo gracias al productor mexicano con el que trabajaba en esa época, Gustavo Alatriste. Además, en México se pudo permitir trabajar con actores de gran renombre como María Félix o Gérard Philipe, por mencionar solo a los que protagonizan una de las dos coproducciones que hizo con Francia en México.

    – En el cartapacio de Turia sobre Buñuel en México se recupera una carta en la que él prefiere México que Francia. ¿Es así?

    – Correcto.  Deseo que se publique el libro de Breixo Viejo y Jo Evans en Cátedra este año. Será un parteaguas. En él se incluye la carta a la que usted se refiere, que es una que le envió a Gabriel Figueroa y donde, bromeando, le dice que por muy magnificado que está París, él se queda con lo “chulo” que es México. En su correspondencia demostraba mucho amor hacia su país adoptivo.

    – ¿Qué destacaría del dossier que ha coordinado?

    – Aparte de la enorme calidad de los artículos aportados por todos los colaboradores, destaco el apoyo de la UNAM, como en tantas ocasiones anteriores, a un proyecto orientado a la difusion del legado de Buñuel. En ese sentido, agradecer a Guadalupe Ferrer, a Javier Martínez y a Diego Celorio que, junto con Raúl Carlos Maicas, hicieron viable este proyecto. Deseo que la relaciones entre Turia y la UNAM se consoliden a partir de ahora y en adelante en muchos otros proyectos de coedición.

    – Aurelio de los Reyes, Rafael Aviña, Eduardo de la Vega Alfaro… Ha logrado reunir a algunos de los investigadores más destacados del cine mexicano.¿Cuál ha sido el criterio seguido para hacer la selección de colaboradores?

    – El criterio principal, desde un principio, fue observar al Buñuel mexicano desde México. Desde ese criterio, se intentó desnivelar la balanza a favor de la participación de críticos e investigadores mexicanos o residentes en México o que conocieran a fondo el contexto mexicano y que, creo, en España no son tan conocidos hasta la fecha. Esta es una oportunidad increíble para ver qué piensan en México de la vida y la obra de Buñuel en este país.

    – Incluye también materiales inéditos, ¿cuáles? Buñuel es una caja de sorpresas, no deja de sorprender. ¿Cree que seguirán apareciendo cosas nuevas del calandino?

    – En este número hemos logrado obtener el permiso para la publicación de un poema inédito de José Moreno Villa, figura importante de la Generación del 27 y amigo de Buñuel tanto en Madrid como en el exilio mexicano. Cartas inéditas con Gabriel Figueroa, así como una interesantísima entrevista que le hizo el crítico de cine Nelson Carro al director de fotografía más reconocido de la carrera mexicana de Luis Buñuel.

    Y, además, la primera cronología de la vida de Buñuel que se centra específicamente en su relación con México.

    – ¿Por qué cree que interesa tanto Buñuel?

    – Buñuel, fundamentalmente, es percibido por el gran público como un ser inconformista que, tal y como le comentó a Carlos Fuentes en una conversación, luchó por mantener “un margen de disidencia continuo” respecto a los cánones de la sociedad de consumo. En ese sentido, pienso que no solo como artista, sino también como persona, es normal que despierte tanto interés. Estamos necesitados de más gente que conscientemente, desde cualquier trinchera (el cine, el periodismo, la docencia, etc.), señalen el sinsentido del mundo actual.

    – Y a usted en particular, ¿qué le atrae del cineasta?

    – Me agrada particularmente la posibilidad de poder hablar sobre Buñuel casi con cualquier persona y que muchos hayan visto al menos alguna película o que sepan más o menos de quién se trata. Es decir, Buñuel abre puertas, tiende puentes y junta a la gente mucho más de lo que él seguramente haya podido imaginar.

    De su cine, el sentido del humor probablemente sea lo que más me gusta; por ejemplo, cuando introduce guiños que pueden ser leídos como burlas inocentes a sus muchos caprichos.

    Comparte esta noticia