• Fernando García Latorre: “Al principio estaba más nervioso que en cualquier otra prueba que he corrido”Fernando García Latorre (i) y Alberto Villalba, en la línea de meta tras completar la Carrera por Montaña de Teruel

    Fernando García Latorre: “Al principio estaba más nervioso que en cualquier otra prueba que he corrido”

    La sexta edición de la Carrera por Montaña de Teruel tuvo un claro ganador: Alberto Villalba, el chico al que le estalló una granada de la yerra Civil hace cuatro años arrebatándole la vista y las manos. El domingo completó la prueba de iniciación de la CxM turolense con un registro de 1:43. En esta aventura el corredor del Grupo de Alta Montaña de Teruel (Gamte), vencedor de la edición 2016 de la Challenge Huesca la Magia de carreras de ultradistancia y amigo de Alberto “de toda la vida”, Fernando García Latorre, ha sido su guía.
    – Ha participado como guía de Alberto, que se estrenaba en el trail. ¿Qué tal la experiencia?
    – La verdad es que ha sido muy buena. Ha sido la primera carrera en la que he corrido con él como guía y estaba mucho más nervioso que cuando he corrido cualquier carrera larga… la verdad es que la experiencia ha sido muy, muy, muy buena.
    – El domingo fue un día de mucho calor. ¿Les ha afectado de alguna manera a ustedes dos?
    – La verdad es que al principio hemos ido muy rápido. Nos hemos sorprendido del ritmo que llevábamos. Pero en la segunda mitad de la carrera sí que nos ha afectado un poco más. Tanto que íbamos pidiendo que llegara cuanto antes el avituallamiento. Pero vamos, que la carrera ha estado pero que muy bien.
    – ¿Qué sistema han empleado para que Alberto pudiera corre en un medio tan imprevisible como la montaña?
    – Vamos unidos por unos bastones de correr, de los normales. Yo voy delante  y él los lleva atados con unos veleros en los brazos y yo le voy cantados los obstáculos: “piedra aquí, ojo bache, bajada”. Y así nos coordinamos bastante bien.
    – ¿Cuáles han sido los momentos más difíciles de la prueba y cómo los han superado?
    – El principal miedo que yo tenía era la gente, pero la verdad es que nos han respetado mucho. Es cierto que como el terreno estaba tan seco las bajadas resbalaban bastante y hemos tenido una caída bastante dura, pero sin grandes consecuencias. La verdad es que ha ido muy bien.
    – En el caso de Alberto, las caídas son aún más delicadas…
    – La verdad es que la peor partes de las caídas se la lleva él porque no sabe cómo tiene que caer. Yo sé dónde voy a caer y puedo poner la mano o el pie donde crea mejor, pero para él, al no poder ver es muy complicado.
    – Y esta idea de ¿quién surge, de usted o de Alberto?
    – La idea surgió un poco de los dos. A mi me gusta mucho correr y él es amigo íntimo mío de toda la vida, y un día estábamos hablando le dije: “Villalba, tenemos que robar a correr por montaña un día”. Y él no lo dudó ni un segundo y dijo “vámonos al monte”. Y empezamos a entrenar por el monte y vimos que nos compenetrábamos bien y dijimos que nos apuntaríamos a la carrera de Teruel.
    – ¿Cuánto tiempo llevan entrenando?
    – Llevaremos un par de meses saliendo juntos a la montaña. Alberto ya corría mucho en asfalto. Y si corremos por carretera o caminos a mi me deja sin resuello, pero en montaña es diferente.
    – Ésta ha sido la primera vez que se colgaban juntos un dorsal en trail running, pero ¿han hablado ya de próximos retos?
    – No, aún no hemos hablado nada porque tienes que conocer bien el sitio y es un poco complicado. Pero lo cierto es que sí llevamos algo en mente, aunque todavía no puedo decir nada. Solo que será para dentro de algún tiempo. Lo tenemos que hablar los dos.
    – ¿Cómo ha sido la relación con otros corredores?
    – La gente se quedaba sorprendida cuando les pasábamos corriendo. Ha habido un hecho que me ha llamado la atención. Ha sido cuando nos ha adelantado otro corredor que al pasarnos ha dicho: “el que no vive es porque no quiere”. Esa frase durante la carrera me ha marcado mucho. Villalba se ha reído y a mi me ha sorprendido, porque yo estaba preocupado por la gente, por si nos pudiera entorpecer. Pero de esta mañana me quedo con esa frase.
    – ¿Han tenido que pedir paso?
    – Al principio (el primer tramo era una cuesta arriba por pista) sí que hemos tenido que pedir paso porque, claro, Villalba corre mucho en camino y al no haber piedras en la subida corríamos y adelantábamos a mucha gente. Pero luego en las bajadas era un poco más complicado y nos volvían adelantar. La experiencia ha sido muy buena y hemos hecho mejor tiempo de lo que esperábamos.
    – Sí, porque las previsiones que manejaban era en torno a las dos horas y han mejorado ese tiempo en más de 15 minutos…
    – Entrenando, hacíamos el recorrido en unas dos horas, y cuando estábamos llegando le he dicho que íbamos a bajar un montón el tiempo. Nos hemos puesto muy sorprendidos y muy contentos.

    Comparte esta noticia