• La cuenca minera exige diálogo entre gobiernos para salvar el territorioRepresentantes del Ayuntamiento de Andorra (a la izquierda en la zona de público) y de la Mesa por el futuro de Andorra (a la derecha)

    La cuenca minera exige diálogo entre gobiernos para salvar el territorio

    La desesperada cuenca minera turolense clama por una interlocución real y fluida entre los Gobiernos de España y de Aragón para salvar la térmica y, de forma independiente, crear un plan de reindustrialización específico para que el territorio supere de una vez por todas el monocultivo del carbón.

    “Hasta ahora solo le veíamos las orejas, pero ahora el lobo ya nos está mordiendo; 2020 llega enseguida”, alertó el portavoz de la Mesa por el futuro de Andorra y comarca, Alejo Galve, quien, tras presenciar en las Cortes la comparecencia del presidente de Aragón junto a otros miembros de la plataforma, pidió a los políticos altura de miras.

    “Que se dejen de tonterías y se pongan todos de acuerdo de una vez por todas porque si de verdad quieren salvar la comarca se van a tener que poner de acuerdo, en Madrid con el PP y en Aragón con el PSOE”, manifestó el secretario general de UGT en la provincia de Teruel.

    Sin embargo, la unidad que pide Galve no se da ni en la propia Andorra. Este jueves, los representantes de la Mesa acudieron a las Cortes por un lado y, por otro, la alcaldesa de Andorra, Sofía Ciércoles, acompañada de los concejales Peña Martínez y Marco Negredo. Una butaca vacía con chaquetas apiladas les separaba.

    Soluciones sin respuesta

    “Todos han puesto encima de la mesa soluciones pero no hay ninguna respuesta. Por la inacción de unos y de otros, no vamos a ver ni que se realice la inversión ni que se ponga encima de la mesa un plan de reindustrialización”, expuso Ciércoles.
    “La consejera se va a reunir con el ministro, pero lo que hace falta es que Lambán se reúna con Rajoy. Los tiempos se van agotando”, manifestó la alcaldesa, quien pidió “un contacto más fluido entre administraciones” y “no levantarse de la mesa hasta que no encuentren una solución”.

    “Si todo el mundo tiene intención de que se regule” el sector minero-eléctrico nacional “y no se cierre, lo tenemos muy fácil: sentémonos”, invitó.

    La alcaldesa recordó que la localidad necesita agua para atraer empresas, pero la Elevación de Aguas del Ebro a Andorra no está terminada. “Para correr, primero hay que andar”, dijo, y recordó que la localidad cuenta con variados polígonos en los que hay espacio de sobras para empresas grandes y pequeñas.

    Sin embargo, echó de menos “voluntad política” tanto para el mantenimiento de la térmica como para la diversificación económica.

    No se creen la subasta

    “Es el Gobierno de España el que debe dar una salida” para la central térmica, indicó el alcalde de Ariño, Joaquín Noé, quien no las tiene todas consigo de que el Ejecutivo de Mariano Rajoy tenga “voluntad de solucionar el problema”.

    Noé desconfió del órdago de subastar las térmicas que plantea el Gobierno a Endesa porque “es saltarse las reglas del juego”. “Si lo plantean como medida de presión, ojalá surta efecto, pero no creo que sean capaces de articular un instrumento legal” para primar las inversiones en la central, como “pagos por capacidad, garantía de suministro o lo que sea que pueda hacer que la central continúe”.

    “Se la podría quedar cualquiera por un euro, pero nadie la va a comprar. Necesitamos un instrumento que favorezca que la central siga funcionando, siga comprando carbón a las minas de aquí y mantenga un mínimo de puestos de trabajo durante el tiempo que sea”, expuso el regidor, minero de profesión.

    El anuncio de subasta “nos suena a todos rarísimo”, reconoció Galve, que no se acaba de imaginar a un Gobierno del PP interviniendo una planta de generación pese a que el territorio ya pidió hace cuatro años que la central fuera declarada de utilidad pública.

    En cuanto a la declaración de reserva energética, Galve instó a “hacer un estudio serio”, porque puede ocurrir que “la central esté solo en marcha tres meses al año, cuando sea necesario. ¿Qué hacemos entonces con las minas?”

    Acerca de la reconversión industrial, Noé reconoció que las alternativas no están claras, si bien apuntó que, en caso de cerrar la térmica, “Aragón no debería permitirse perder mil megavatios” de potencia instalada y Endesa debería priorizar proyectos de renovables en la zona. El sector agroalimentario y turístico también son opciones válidas para el alcalde de Ariño.

    Comparte esta noticia