• Pedro Sánchez se reivindica como el auténtico PSOE de izquierdasPedro Sánchez se dirige a los militantes en el acto que celebró en Teruel de cara a las primarias del próximo domingo

    Pedro Sánchez se reivindica como el auténtico PSOE de izquierdas

    El candidato rechaza en Teruel que sus partidarios estén en las “cavernas”

    El candidato a las primarias socialistas Pedro Sánchez se reivindicó a sí mismo el pasado miércoles en Teruel como el representante del auténtico PSOE de izquierdas, frente a quienes defienden posturas que solo van a servir para que el partido siga languideciendo a la sombra de la derecha. Sánchez rechazó que la militancia que le respalda esté en las “cavernas”, y aseguró que su proyecto político es el único que puede derrotar al PP.

    En torno a 200 personas asistieron al encuentro con militantes que el ex secretario general del PSOE, y candidato a las primarias del partido para volver a serlo, celebró en Teruel. El acto formaba parte de la campaña que están realizando los tres candidatos de cara a las primarias del próximo domingo, en las que los militantes elegirán en las urnas a su próximo secretario general.

    El acto fue un gesto de fuerza, frente al discurso oficial, de quienes apoyan en la provincia a Pedro Sánchez, que se reivindicó como el auténtico dirigente de izquierdas que necesita el PSOE si no quiere desaparecer como está ocurriendo en otros países de Europa.

    El candidato se autodenominó “rojo”en varias ocasiones, en alusión a los colores del partido y a su ideología socialista, algo en lo que se incidió al final del acto cuando sonó la Internacional Socialista y los asistentes, con el puño en alto, la cantaron.

    Sánchez quiso mostrar en Teruel que el PSOE debe recuperar su ideología de izquierdas y no ser cómplice del PP permitiendo gobiernos de derechas a cuyos dirigentes les estallan los escándalos de corrupción cada día. A ello se refirió también Simón Casas, calificando de “cleptocracia” lo que está pasando con los gobiernos de la derecha.

    El acto de Pedro Sánchez en Teruel quiso ser una reivindicación de un PSOE que debe volver a mirar hacia la izquierda sin que ello suponga podemizarse, que recupere la ilusión y que esté en la calle, como dijo Casas, uno de los miembros del Comité Federal que apoyó al exsecretario general en octubre pasado.

    Las fuerzas entre los partidarios de Pedro Sánchez y de Susana Díaz podrían estar muy equilibradas en las agrupaciones socialistas turolenses para las primarias del próximo domingo.

    Aunque no hay datos oficiales sobre cuántos avales ha obtenido cada uno de los tres candidatos socialistas en la provincia, el empate entre Sánchez y Díaz parece evidente, mientras que Patxi López ocuparía un tercer lugar bastante alejado.

    Según las cifras que han trascendido, que no son oficiales, Susana Díaz habría obtenido en Teruel 315 avales, mientras que Pedro Sánchez habría logrado 311 y Patxi López solo 80. Se desconoce, en cualquier caso, cuántos de esos avales acabaron siendo válidos. Además, la recogida de avales no se hizo solo desde las agrupaciones locales y provinciales, sino que existía también la posibilidad de remitirlos directamente al comité organizador.

    Eso impide saber con exactitud cuál sería en estos momentos el reparto de fuerzas entre los candidatos, a la espera de que las bases voten el domingo en las primarias.

    Sin coacciones

    En Teruel, tanto Pedro Sánchez como quienes intervinieron en el acto con la militancia, entre ellos Simón Casas y María Ariño, pidieron que nadie se deje coaccionar y se hagan oídos sordos al discurso del miedo.

    El candidato a secretario general calificó de históricas las primarias del día 21, puesto que advirtió que “si el PSOE no renace”, el país estará condenado a ser gobernado por la derecha “durante muchos años”.

    Sánchez apeló por ese motivo a votar con “responsabilidad” y “libres de presión”, e incidió en la necesidad de una izquierda “que no se mimetice con la derecha”, parafraseando a Willy Brandt para recordar que los líderes políticos “no somos elegidos por Dios sino por el electorado”.

    El candidato a las primarias incidió en distanciarse de las otras dos candidaturas y apeló a “recuperar la izquierda”, porque el PSOE actual se encuentra a la “deriva como consecuencia de la abstención” que dio la presidencia del Gobierno de España a Mariano Rajoy.

    Sánchez se mostró partidario de un PSOE con “ilusión” y “fuerte y abierto” que “derrote a la derecha”, y ofreció a partir del próximo domingo, con independencia de lo que salga en las primarias, “lealtad con el resultado para unir al PSOE”.

    El candidato a las primarias argumentó que el problema de la socialdemocracia hoy día no es el pluripartidismo, sino “dónde lo ubicamos”, y abogó en ese sentido por abrir el PSOE al siglo XXI y “conquistar el futuro, sobre todo por la gente joven que está esperando del Partido Socialista una respuesta cierta al desempleo, al subempleo, a los problemas de emancipación, a los problemas educativos y con la desigualdad que sufren muchísimos”, además de reivindicar el “regeneracionismo”.

    A este respecto, Sánchez fue muy crítico con los escándalos de corrupción del PP, a pesar de lo cual Mariano Rajoy es presidente  y será el primero de la historia reciente de España que deberá comparecer como testigo en los casos de financiación de su partido, comentó. Todo ello, recalcó, gracias a la abstención del PSOE.

    Críticas

    Criticó a aquellos dirigentes que decían tras el bochornoso Comité Federal de octubre que no había que pensar en los militantes que defendían el no a Rajoy, “como si fuéramos gente que vivimos en cavernas y comemos con las manos”, sino en los votantes, que eran los que querían la abstención. Meses después de aquello, Sánchez aseguró que las encuestas han demostrado todo lo contrario, y quienes decían un cosa y le acusaban de radical, ahora ignoran a los votantes.

    Frente a ello, el candidato a las primarias se mostró como el representante de la izquierda “que une y avanza, que no defrauda, que cumple con la palabra dada”.

    Advirtió por otra parte que en Aragón algunos han querido ganar las primarias antes de que los militantes votaran, “y va a ser que no”, rechazando el discurso del miedo que están lanzando ahora. A pesar de la gran cantidad de avales recogidos, pidió el esfuerzo de quienes le respaldan para “cambiar el Partido Socialista el próximo 21 de mayo”, transformándolos en una “victoria rotunda de la candidatura de la militancia para hacer el cambio rotundo que necesita el PSOE”.

    Comparte esta noticia