• Euskadi y Valencia reivindican la inversión de 13.500 millones para el eje ferroviario por TeruelXimo Puig (izquierda) saluda a Íñigo Urkullu al inicio del encuentro institucional en Ajuria Enea. Generalitat Valenciana

    Euskadi y Valencia reivindican la inversión de 13.500 millones para el eje ferroviario por Teruel

    Puig y Urkullu abogan por conectar sus puertos a través del corredor Cantábrico-Mediterráneo

    La demanda del corredor ferroviario Cantábrico-Mediterráneo mediante una línea de doble vía electrificada y de altas prestaciones recibió el martes un respaldo importante por parte de los presidentes de la Comunidad Valenciana y de Euskadi, Ximo Puig e Íñigo Urkullu, que apostaron por que los 13.500 millones de euros que costaría esta infraestructura se puedan ejecutar en los próximos años.

    Ambos presidentes autonómicos se reunieron en Ajuria Enea para fortalecer las relaciones entre ambos territorios, y coincidieron en señalar que las comunicaciones son básicas para conseguirlo y unir así los puertos del Levante con los del Cantábrico.

    En el encuentro se puso de manifiesto que lo que piden ambos territorios es una conexión en condiciones, a través de Teruel y Zaragoza, no un simple apaño de la vía en su deficiente estado actual, sino retomar el proyecto original.

    Durante el encuentro, que el jefe del Consell calificó como “muy satisfactorio”, se abordó entre otros asuntos la necesidad de impulsar el corredor ferroviario Cantábrico-Mediterráneo para que esté en la agenda del Estado, según informaron fuentes de la Generalitat Valenciana.

    “Se trata de un corredor fundamental para nuestras economías, que ha pasado desapercibido durante demasiado tiempo”, manifestó Puig, quien añadió que las deficiencias relacionadas con esta conexión están suponiendo un serio hándicap para el crecimiento de las economías vasca y valenciana.

    “El País Vasco compra más a la Comunitat Valenciana que al Reino Unido y, a pesar de ello, las relaciones que existen entre nuestros territorios son bastante peores que con estos países”, criticó Puig al respecto tras entrevistarse con Urkullu.

    Fuentes del gabinete de Urkullu indicaron además que el País Vasco es partidario de mejorar las conexiones entre los puertos de Bilbao y Valencia para la circulación de mercancías, además de que la conexión entre ambas autonomías sirva de unión con Europa.

    Desde la Comunidad Valenciana indicaron que ambos gobiernos autonómicos manifestaron su intención de colaborar para reclamar la activación de este eje ferroviario tanto ante el Gobierno central como ante la Unión Europea, al objeto de que los 13.500 millones de euros que costaría la infraestructura “se puedan ejecutar en los próximos años”.

    En los mismos términos se expresó el presidente valenciano tras visitar la Autoridad del Puerto de Bilbao, junto con el presidente de la Autoridad del Puerto de Valencia, Aurelio Martínez. Durante la visita firmaron un acuerdo de cooperación en materia de desarrollo intermodal y logístico, además de reivindicar el corredor Cantábrico-Mediterráneo.

    En este sentido, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, puso especial énfasis en reivindicar la “necesidad” y la “urgencia” de acometer inversiones en el Corredor Cantábrico-Mediterráneo que permitan mejorar las conexiones entre los puertos de la Comunitat Valenciana y el de Bilbao para, de este modo, aprovechar las sinergias que se generen entre ambos enclaves portuarios y beneficiar la competitividad económica de ambas autonomías, según informaron fuentes de la Generalitat.

    En su visita a la Autoridad Portuaria de Bilbao, el jefe del Consell, acompañado por el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, aseguró que esta infraestructura cuenta con “importantes sinergias” que pueden aplicarse al conjunto de la Comunitat Valenciana y, principalmente, en los puertos de Valencia y Castellón.

    En ese sentido, abogó por el trabajo conjunto de las Autoridades Portuarias de Valencia y Bilbao para facilitar la conectividad entre ambos enclaves a través de un eje ferroviario en condiciones que una los puertos de ambas ciudades a través de Teruel y Zaragoza. Recordó a este respecto que el tramo entre Sagunto y Bilbao es “prácticamente inaccesible desde el punto de vista ferroviario” en la actualidad.

    Por ello, Puig hizo hincapié en la necesidad de situar el Corredor Cantábrico-Mediterráneo “en la agenda de prioridades de las infraestructuras de todo el Estado”, puesto que este eje es “fundamental” para mejorar la competitividad de las empresas del arco mediterráneo y las del País Vasco.

    Tras mantener una reunión con los presidentes de las Autoridades Portuarias de Bilbao y València, el presidente defendió también un aumento de la “capacidad de autonomía” de los puertos.

    “El Gobierno valenciano es favorable a que haya una transferencia de los puertos a las comunidades autónomas”, indicó, y posteriormente incidió en la necesidad de extender “la potencia y vitalidad” de estas infraestructuras a “todos los ámbitos”, por lo que significan “para la economía”.

    Además, el jefe del Consell abogó por que las sinergias que se establezcan entre enclaves portuarios se extiendan también a los puertos secos, como la zona logística de Zaragoza.

    Por ello, con el objetivo de avanzar en el trabajo conjunto, Ximo Puig participó en la firma de un protocolo de intenciones entre las Autoridades Portuarias de València y Bilbao que se produjo tras el encuentro que mantuvieron ambas entidades y el presidente de la Generalitat.

    El empuje de ambas autonomías puede ser definitivo para que se retome el proyecto del corredor Cantábrico-Mediterráneo, puesto que su peso política parece ser mayor que el que tiene Aragón. De hecho, las movilizaciones iniciadas por Teruel Existe esta primavera apuntaron ya la importancia de acercarse a la Comunidad Valenciana para recabar su apoyo a la infraestructura.

    Comparte esta noticia