• El futuro es lo de menos

    Por Chema López Juderías

    Revisión en diagonal

    Fuentes de Podemos en Aragón reconocieron ayer a este periódico que una “revisión diagonal” de las enmiendas transaccionadas a los presupuestos de Aragón provocó que no se dieran cuenta de los 9,3 millones de euros para el hospital de Alcañiz que se han esfumado.

    También se escudan en que no venía identificada la modificación como “Hospital de Alcañiz”, sino como “Edificios y otras construcciones”. Vaga excusa, la verdad, porque tampoco hay que ser muy perspicaz para darse cuenta de que en una partida en la que se habla de edificios y de construcciones igual está relacionada con el hospital.

    Al final, Podemos reconoce que no fue lo suficientemente escrupuloso y exige ahora -tal vez demasiado tarde- que vuelvan a restituirse los 12 millones para el demandado centro hospitalario.

    Pero no se crean que fueron los únicos. Al final de esta columna pueden ver cómo se posicionó cada partido ante las enmiendas que detrajeron los millones del hospital de Alcañiz. Están todas las partidas y todos los votos. Lo que votó el PSOE, el PP, Podemos, Ciudadanos, el PAR, Chunta e IU. Y en ese cuadro hay muchos ‘síes’, pocos ‘noes’ y pocas abstenciones. Juzguen ustedes mismos.

    El asunto de los 9,3 millones debería hacer reflexionar a los partidos sobre cómo estudian, tratan y actúan ante debates tan importantes como el dinero que la DGA invertirá a lo largo del año.

    Llevamos casi seis meses de debates, reuniones y tiras y aflojas para que, al final, el PSOE ‘cuele’ unos cambios y la mayoría de los partidos no se enteren ni por donde les da el aire.

    Ahora todos están indignados con el PSOE. Le acusan de colar de rondón los cambios en las partidas para el hospital. Puede que sea acierto, que las modificaciones se hicieron con nocturnidad y poca luz, pero no es menos cierto que esos cambios estaban registrados seis días antes de votarse las modificaciones.

    Veremos ahora si los partidos indignados consiguen cambiar las cosas. Lo que no parecen es muy dispuestos a reconocer su culpa. Que, a veces, solo leen en diagonal.

    Comparte esta noticia