• La DGA contempla declarar el 3 de marzo Día de la Memoria DemocráticaMayte Pérez con otros miembros de la DGA momentos antes de la presentación del anteproyecto de ley ayer en Teruel

    La DGA contempla declarar el 3 de marzo Día de la Memoria Democrática

    Con la elección de esa fecha se quiere recordar el bombardeo de Alcañiz

    El Gobierno de Aragón contempla la fecha del 3 de marzo para declararlo Día de la Memoria Democrática en la Comunidad Autonoma, según reveló Víctor Lucea, del gabinete de Presidencia, durante la presentación en Teruel del proceso participativo del anteproyecto de Ley de Memoria Democrática de Aragón. En las próximas semanas se celebrarán varios talleres en las tres capitales aragonesas para que los ciudadanos puedan hacer aportaciones al documento al que dio luz verde el Consejo de Gobierno a finales de abril. La intención es poder tener aprobada la ley en las Cortes de Aragón antes de que concluya este ejercicio para que pueda ser operativa a partir del próximo año.

    La consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, y el director general de Participación Ciudadana, Transparencia, Cooperación y Voluntariado, Miguel Miranda, presentaron el lunes en Teruel el anteproyecto en la sede de la delegación territorial, y dieron a conocer el proceso participativo que se ha abierto.

    En el transcurso del acto, Víctor Lucea trazó los principios y objetivos en los que se apoya este texto legal, y dio a conocer que la intención es que el 3 de marzo sea reconocido institucionalmente como Día de la Memoria Democrática. Ese mismo día del año 1938, una escuadrilla de aviones de la legión italiana bombardearon Alcañiz causando numerosas víctimas mortales y heridos, en uno de los ataques sobre la población más cruentos de la guerra civil.

    Lucea recordó  que superó en barbarie al de Gernika, en cambio es apenas conocido porque fue ocultado, aunque en los últimos años ha sido objeto de recuperación histórica.

    Ese día se recordará a todas las víctimas de la guerra civil y del franquismo, ya que la declaración de un día institucional para rememorarlas es uno de los aspectos recogidos en el anteproyecto de Ley de Memoria Democrática de Aragón.

    El proceso participativo y de consulta al que se va a someter la ley en toda la región comenzó el lunes en Teruel con una sesión informativa, que hoy tendrá lugar en Zaragoza y mañana en Huesca.

    Además de explicar los pormenores del texto legal, se informó de cómo pueden participar los ciudadanos para aportar ideas al texto antes de ser remitido a las Cortes de Aragón, enmendarlo o hacer modificaciones. Un proceso, según indicó Mayte Pérez, que pone de relieve la voluntad del Ejecutivo de poner en marcha una iniciativa largamente demandada por las asociaciones memorialistas.

    En este sentido, la consejera agradeció la colaboración de quienes durante las últimas décadas han asumido la labor de mantener viva la memoria histórica y reivindicar a las víctimas, y  les pidió ayuda para construir el proyecto de ley y devolver la dignidad a las víctimas.

    Se trata de un proyecto en el que participan las consejerías de Presidencia, Cultura y Vertebración y con el que se pretende profundizar en el sistema democrático. “Un conocimiento crítico del pasado es la mejor manera de defender la democracia”, aseguró la consejera.

    Talleres

    Quienes deseen participar en la elaboración del proyecto de Ley de Memoria Democrática de Aragón, a partir del anteproyecto elaborado por la DGA, podrán hacerlo a través de distintos talleres que se celebrarán en las tres capitales aragonesas. El primero tendrá lugar en Teruel el día 29 de mayo, y posteriormente habrá otro, también en la capital turolense, el 5 de junio. En cada una de las sesiones se abordarán diferentes títulos del anteproyecto para poder hacer aportaciones, modificaciones o incluso eliminar algún aspecto con el que no se esté de acuerdo.

    Zaragoza y Huesca celebrarán también dos talleres cada uno, que estudiarán los técnicos del Ejecutivo aragonés y habrá una sesión de retorno en la que se informará de lo que haya sido aceptado y rechazado. Ese documento se llevará a las Cortes para su debate, con la idea de aprobarlo antes de fin de año.

    Objetivos

    El objetivo de la Ley de Memoria Democrática de Aragón, cuyo anteproyecto y el proceso participativo se presentó  en Teruel, es que se conozca la verdad porque los ciudadanos tienen derecho a saber, además de hacer con las víctimas una justicia de reparación como mejor garantía de que no vuelvan a repetirse esos hechos.

    Así lo explicó  Víctor Lucea, del gabinete de Presidencia y una de las personas que ha trabajado en la elaboración del anteproyecto, que aclaró se había hecho desde la “ilusión” y escuchando a las asociaciones memorialistas, si bien ahora se abre un proceso más amplio para recabar aportaciones de la ciudadanía. En total se ha convocado a 203  asociaciones, así como a las 768 entidades locales.

    “Si construimos memoria, construimos democracia”, aseguró Lucea, porque la memoria es “identidad”. El nuevo marco legislativo que quiere impulsar el Ejecutivo aragonés de PSOE-CHA pasa por atender las necesidades en esta materia frente  al parón existente desde el Gobierno central con la ley estatal que se aprobó hace diez años. De hecho, consideró que la ley está “asfixiada” por el Ejecutivo del PP a pesar de los dictámenes de la ONU que se han producido en los últimos años.

    Lucea aclaró que no se trata de “reconstruir la historia”, de lo que se encargan los historiadores, sino de facilitar derechos, con la voluntad de que en 2018 se puedan hacer ya políticas de memoria.

    Comparte esta noticia