• El Gobierno quiere obligar a subastar “desde 1 euro” las centrales energéticas que anuncien cierres

    El Gobierno central quiere obligar a subastar “desde un euro” las centrales térmicas de carbón si sus propietarios deciden su cierre, para lo que ha elaborado un decreto ley que llevará al Congreso, donde reclama el apoyo del PSOE que permita su aprobación.
    Así lo explicó ayer la consejera de Economía y Hacienda de Castilla y León, Pilar del Olmo (PP), momentos antes de reunirse con el comité de empresa de Endesa en la térmica de Compostilla (León), cuyo cierre, junto con el de la planta de Andorra, tiene previsto Enel -accionista mayoritaria de Endesa- el 30 de junio de 2020 en caso de que no cambie el marco regulatorio que haga viables las inversiones medioambientales de unos 200 millones de euros en cada central de carbón estatal.
    Del Olmo aseguró que el Ministerio ha comunicado a la Junta de Castilla y León que ha elaborado el citado decreto ley con el que pretende que continúen todas las centrales por seguridad del suministro y competitividad. La norma recogería que, una vez que se comunique la intención de cerrar la central -algo de lo que tienen obligación-, se abriera un procedimiento de subasta “baratísimo”, ya que se podría subastar hasta “por un euro”.
    La consejera, quien señaló que sería “rentable”, apeló a la “responsabilidad” del PSOE para que apoye este decreto ley en el Congreso y continúen las centrales más allá de 2020, aunque entiende que la formación se encuentra ahora en un debate interno. Además, aclaró que se lo pide a los socialistas porque no conoce la opinión al respecto de otras formaciones y, por ejemplo, Podemos no se manifiesta.
    El propio ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal (PP), ya pidió el apoyo del PSOE en el último pleno del Senado para que el carbón esté en el mix energético nacional y espera respuesta sobre su apoyo al ley para que cuando una eléctrica plantee el cierre de una central de generación -ya sea eléctrica, nuclear o de ciclo combinado- se establezcan las condiciones en las cuales se puede cerrar o no.
    El objetivo de todo esto, insistió la consejera de Economía y Hacienda, es que Compostilla -y por extensión, Andorra- sigan y se permita a Endesa o a otras empresas realizar las inversiones medioambientales para que tengan continuidad. Si no las hacen, tendrán que cerrar en 2020.
    Del Olmo apuntó que el problema de Endesa es que depende de la italiana Enel, cuyo principal accionista es el Gobierno de aquel país, por lo que no lleva a cabo las políticas “más adecuadas” para España sino en favor de los intereses italianos y no sabe si la propia Endesa tiene capacidad para decidir.
    Gastón se reunirá con Nadal
    Por su parte, la consejera de Economía, Industria y Empleo del Gobierno de Aragón, Marta Gastón (PSOE), se reunirá el 24 de mayo en Madrid con el ministro de Energía para analizar la situación de la térmica turolense. Gastón anunció ayer que le transmitirá que “queremos que se muevan” porque “hablamos de un drama social si la térmica no puede producir más allá del 30 de junio de 2020”.
    La consejera comentó que “el milagro de sustituir 4.000 empleos -directos, indirectos e inducidos- por nuevos proyectos empresariales es imposible que se produzca” de aquí a esa fecha y la central deberá cerrar, si no se produce esa inversión, “echando la persiana a la mitad de la provincia de Teruel”.
    Gastón precisó que desde que el 6 de octubre de 2015 la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) declaró como ayudas de Estado los pagos por capacidad que el Gobierno quería aportar a Endesa para que invirtiera “no supimos de nuevos movimientos” del Ejecutivo.
    Según expresó, el Gobierno de la nación debería acudir a Bruselas para “sortear las ayudas de Estado mediante la posibilidad de garantía de suministro” o con la calificación de reserva estratégica para la central. En este punto, Gastón indicó que en enero de este año el ministro de Energía le manifestó que “creía en el carbón como un componente energético por la seguridad de suministro que aporta al país”.
    Gastón instará también a Nadal a aplicar el ‘hueco térmico’ del 7,5% en el mix energético que el Plan del Carbón 2013-2018 reserva al carbón nacional.
    La consejera sostuvo que su “prioridad” es prolongar la vida de la térmica “y que el carbón siga más allá del 30 de junio de 2020”, al mismo tiempo que se buscan alternativas, algo que “no es fácil, ni puede lograrse de forma exprés, después de que en 30 años no se haya conseguido”.
    Gastón se reunió el viernes con el consejero delegado de Endesa, José Bogas, quien estuvo en la junta de accionistas de Enel de la que una organización ecologista interpretó que el cierre era inevitable. “Dice que en ningún modo se manifestó tajantemente ese cierre”, algo que “lo respalda” el hecho de que la empresa no haya solicitado al Gobierno de España la autorización que debe requerir para el cierre de la central térmica antes de anunciarlo. Además, también debe notificarlo al Gobierno autonómico y no lo ha hecho.

    Comparte esta noticia