• Siete claves para entender el fracaso del CD Teruel en la tempoLos futbolistas del CD Teruel se despiden de la afición después de acabar el partido frente al Brea

    Siete claves para entender el fracaso del CD Teruel en la tempo

    El domingo se consumó el fracaso. Después de tres promociones seguidas los seguidores del CD Teruel vieron como su equipo se quedaba, en esta oportunidad, fuera de la lucha por subir a Segunda B. Después de 37 jornadas de incertidumbre marcadas por la irregularidad se llegaba al choque frente al Brea pendientes de una carambola. Aunque con más apuros de los previstos los rojillos sumaron los últimos tres puntos de la temporada, que resultaron insuficientes para conseguir el objetivo marcado desde mediados del pasado mes de agosto.

    Buscar una razón que explique lo sucedido no es tarea sencilla. Muchos y variados factores se han reunido durante casi nueve meses para explicar los motivos de esta situación.

    1 ILUSIÓN INICIAL

    Después de que el final de la campaña anterior no fuera lo brillante que todos esperaban el nuevo ejercicio llegó cargado de ilusión. La directiva mantuvo la apuesta por formar un equipo con residencia en Zaragoza, al mando se puso a Moisés Gutiérrez que venía de hacer una gran campaña en el Andorra CF. El técnico se rodeó de la mayor parte de futbolistas que le habían llevado al éxito y solicitó la renovación de parte de la base que acompañó a Néstor Pérez en su andadura rojilla.

    El inicio de temporada resultó prometedor. En verano se consiguió la Copa Federación y a lo largo de las primeras jornadas el rendimiento del bloque respondía a las ilusiones creadas. Durante muchas semanas se compitió, incluso, con el Aragón en la búsqueda de la primera posición. Pero desde octubre el rendimiento entró en línea descendente y los nervios cada vez se hicieron más evidentes.

    2 PLAGA DE LESIONES

    Desde el inicio del año las lesiones han sido una constante. Muchos futbolistas han pasado por largos periodos de ausencia, algunos incluso han llegado a sufrir hasta tres percances físicos.

    La temporada comenzó con Adrián Terre, llamado a ser uno de los referentes ofensivos, y Néstor Lafuente en el dique seco, mientras que Raúl Goni optó por abandonar el fútbol por los problemas que acumulaba en los últimos años. Posteriormente y en diversas etapas pasaron por la enfermería futbolistas como Albero, Lou, Pérez Rubio, Cristian Arcega, Sergio Cota, Diego Gómez, Durán o Franco Gauna, llegando a coincidir muchos de ellos en el tiempo.

    Con esta plaga el técnico tuvo que recomponer muchas veces la alineación inicial. Incluso el algún momento de la temporada el número de efectivos disponibles llegó a ser muy reducido restando gran capacidad de maniobra.

    3 EMPATES CASEROS

    Pinilla estaban llamadas a ser un fortín pero con el paso de las jornadas se vio que muchos rivales sacaban tajada del terreno de uno de los grandes.

    En las instalaciones del Ensanche han empatado equipos como el Cuarte (2-2), Escalerillas (1-1) o Andorra CF (1-1) los tres finalmente descendidos de categoría. Seis puntos que se escaparon y que debían resultar claves para conseguir entrar en promoción.

    4 RENDIMIENTO VISITANTE

    La línea fuera de casa ha resultado también contradictoria. Después de un inicio realmente prometedor con triunfos consecutivos en Sabiñánigo, Escalerillas, Sariñena y Andorra, se entró en un bucle donde los triunfos no aparecían. De hecho desde el mes de octubre hasta el final de la competición el CD Teruel tan solo en una oportunidad, Cuarte, volvió a sumar tres puntos de una tacada.

    Especial incidencia ha tenido en este tiempo el rendimiento en los terrenos donde la pelea tenía que anteponerse al fútbol de cariz más técnico. La mayoría de las derrotas han llegado frente a rivales de la parte media y baja de la tabla que planteaban sus partidos con una carga más física que técnica. Así el CD Teruel regresó de vacío de las visitas a Illueca, Tamarite, Brea, Robres y Belchite.

    5 CAMBIOS INVERNALES

    Durante el mes de enero se produjeron cuatro cambios en la plantilla. El mercado invernal lejos de reforzar el plantel, restó potencial al perder algunos futbolistas que habían tenido protagonismo hasta ese momento.

    A comienzos de 2017 Mario Forcén, Pérez Rubio, Javi Moscardó y Adrián Terre abandonaron la plantilla. En su lugar llegaron Álex Pantoja, Toni Miguel, Pablo Pérez y Javi Martín.

    De los cuatro tan sólo el primero ha tenido protagonismo. Titular en muchos partidos su rendimiento ha tenido una clara línea descendente. Mientras tanto Toni Miguel, nunca encontró su sitio en el equipo y en las últimas semanas ni contó para el técnico. Por su parte la presencia de Pablo Pérez ha sido meramente testimonial. Y por último Javi Martín tan solo jugó en la eliminatoria copera frente al Badalona.

    6 FALLOS CLAVE

    Dentro de esta línea irregular el equipo no ha respondido en los momentos clave de la temporada. Muchas veces se habló de que la planificación estaba encaminada a alcanzar un gran pico de forma en los diez últimos partidos y en este periodo de tiempo se han sumado derrotas en compromisos trascendentales como las visitas a Tarazona, Almudévar o Belchite o los empates que se llevaron de Pinilla el Illueca o el Borja.

    7 DESCONEXIÓN CON LA GRADA

    La ilusión creada en el inicio de la campaña fue desapareciendo con el transcurso de las jornadas. La grada, habitualmente crítica con el juego del equipo, se desconectó a medida que el rendimiento descendía.

    Muchos futbolistas sintieron la presión que suponía vestir una camiseta como la del CD Teruel y se convirtió en una losa difícil de superar.

    Comparte esta noticia