• Calleja:”Hay anestesia moral y no se le da la importancia que tiene a la violencia machista”José María Calleja, en Juventud Activa

    Calleja:”Hay anestesia moral y no se le da la importancia que tiene a la violencia machista”

    El periodista ofreció una charla en Teruel con motivo de la feria Juventud Activa

    El periodista José María Calleja, profesor en la Universidad Carlos III de Madrid, ha colaborado con la Universidad de Zaragoza en la realización de una guía sobre cómo informar de la violencia machista y sobre este tema habló el pasado viernes con motivo de la edición número XIV de Juventud Activa, que se ha celebrado en Teruel entre los días 4 y 6 de mayo.

    -¿Por qué se ha realizado esta guía?

    -Llevamos en lo que va de año 25 mujeres asesinadas, niños huérfanos y niños asesinados víctimas de una violencia machista terrible y sin embargo los medios de comunicación y la sociedad en general parece que no estamos respondiendo al nivel de esa tragedia. Imaginemos que hubiera pasado si hubieran matado a 25 políticos o a 25 jueces o no quiero pensar que fueran 25 futbolistas. Parece que hay una especie de anestesia moral, informativa también que no da la importancia que debe este problema de violencia que es el más grave que tenemos en España en este momento. Vamos a resignarnos a pensar que a final de año van a morir 50, 60 mujeres. Hay una desproporción a mi juicio entre la gravedad del problema, que es una sangría, y la respuesta. Porque hablamos de las asesinadas, pero también están las que viven con miedo, de las que están aterrorizadas, las que viven maltratadas en silencio frente a lo que tendría que ser una movilización social de primer nivel.  Estamos viendo los acuerdos de gobierno y de presupuestos y no está en la agenda política. No podemos decir que vivimos en un país totalmente libre si hay mujeres que son asesinadas por el hecho de serlo y si hay un número incontable que viven aterrorizadas por el miedo, que es incompatible con la libertad.

    -¿Cuál debería ser el papel de los medios de comunicación antes esta situación?

    Ante eso los medios de comunicación deberían tener una posición beligerante y activa y movilizar para crear conciencia ciudadana sobre la gravedad ciudadana.

    -¿Cómo se puede crear esa conciencia ciudadana?

    -En primer lugar, teniendo una mirada hacia el problema. La experiencia que tengo con la información del terrorismo vasco es que desde que se producen los primeros asesinatos hasta que se produce una posición c de los medios de comunicación pasa mucho tiempo, porque se pensaba que era un problema de los policías y de los guardias civiles, no nuestro problema. Aquí ocurre algo parecido, pensamos que no es nuestro problema. La información se enfoca como que la culpable es la mujer, en algunos casos. Damos pábulo a un señor que dice ¿qué habrá hecho esta mujer con lo bueno que era él?. Primero, tenemos que elegir bien las palabras, no podemos decir ni violencia doméstica, ni de crimen pasional. Esto es violencia machista. Segundo, tenemos que poner la mirada en la persona que peor lo pasa, que es la mujer. No debemos privatizar el problema.  Hay que recurrir a voces expertas que ayuden a entender y no caer en la banalización del problema. Los medios no podemos convertir la violencia de género en un suceso, no lo es. No podemos poner un caso de violencia machista al lado de la detención de unos narcotraficantes. No hay que mezclar cosas que no son comparables. Es inconcebible un medio sin un especialista en el equipo de fútbol local. Pues lo mismo tenía que ocurrir con este tipo de violencia y entre asesinato y asesinato escribir sobre el tema y crear un clima de desprestigio social, que no esté bien visto el asesino, porque a veces parece que no es un delincuente.

    -¿Se piensa que si informamos de los casos de la violencia de género puede animar a otros a cometer también un asesinato?

    -Si conseguimos ese desprestigio social, quizá el siguiente se lo piensa antes.

    -La violencia machista afecta a todas las esferas sociales.

    -Hay víctimas de violencia de género pobres, ricas, cultas o incultas, creyentes o ateas. Hay algunas que son psicólogas, abogadas, juezas. Esto es una demostración de que es un problema complejo, que no se puede achacar a personas que no tienen cultura. Es verdad que si es una mujer que no tiene independencia económica en principio puede ser más vulnerable, pero este tipo de violencia arrasa en todos los sectores sociales.

    -¿Pero se ha avanzado algo en los últimos tiempos?

    -Hay más conciencia social, tenemos buenas leyes y los medios de comunicación hemos avanzado con respecto a cómo lo enfocábamos antes pero sigo viendo una indiferencia que por ejemplo no notaba con los últimos momentos del terrorismo en España. Son fenómenos distintos pero el compromiso del periodista debería ir en esa línea, porque tenemos que contar lo que pasa pero siempre con una mirada.

    -¿Centramos la atención en la violencia física cuando la psicológica está cada vez más presente?

    -Hay violencia psicológica, económica, de humillación. Antes de llegar al asesinato hay una serie de peldaños que acaban desembocando en unos casos en asesinato y en otros en una mentalidad de que los maridos siempre tienen razón.

    -Usted que es profesor de Universidad ¿cómo lo viven los jóvenes?

    -Me llama la atención cómo gente joven educada en democracia y se supone que en igualdad hay chavalas que tienen asumido que el control que le ejerce su pareja sobre el whastsApp, sobre los mensajes o los tiempos de respuesta es una prueba de amor y es un control enfermizo, tóxico, que es una forma de violencia también.

    -¿Y esta situación cómo se puede cambiar?

    -Educando en igualdad, pero también con los mensajes que pueden transmitir los medios y los padres, que no pueden equiparar los celos a síntoma de amor.

    Comparte esta noticia