• San Julián pide más vigilancia por los ataques con piedras a las casas del barrioDos vecinas y el presidente de la asociación vecinal muestran las piedras que se arrojan contra las viviendas

    San Julián pide más vigilancia por los ataques con piedras a las casas del barrio

    Los vecinos de San Julián han vuelto a pedir que se incremente la vigilancia policial en la ronda Ambeles las noches de botellón, para atajar los ataques con piedras que sufren las casas del barrio que dan a la ladera. Los afectados han puesto una denuncia en los juzgados y han presentado una queja en el Ayuntamiento, además de haber iniciado una recogida de firmas.
    Dos de las vecinas afectadas, Ana Isabel Maícas y Violeta Vicente, explicaron ayer en rueda de prensa que la situación es insostenible y piden que la policía patrulle de pie y que se instalen cámaras de vigilancia para identificar a quienes cometan actos vandálicos.
    El problema se produce todas las noches de botellón, cuando se juntan en la explanada superior de la estación de autobuses cientos de personas que rompen las losetas de piedra de la baranda que da a las laderas, y los trozos los arrojan como proyectiles contra las viviendas de San Julián causando daños tanto en los tejados como en los cristales de las ventanas.
    Dos de las afectadas explicaron cómo en su vivienda tuvieron que reparar el tejado porque los daños llegaron a producir filtraciones. Además, el presidente de la Asociación de Vecinos de San Julián, Pepe Polo, explicó que se han dado casos de piedras que han entrado en los dormitorios y otras dependencias de las viviendas.
    También se han encontrado los vecinos con vasos rotos en sus ventanas y con la ropa tendida llena de cristales. Se quejan de la falta de vigilancia y exigen que la policía patrulle a pie para atajar el vandalismo, además de pedir que se instalen videocámaras con las que poder controlar a quienes cometen vandalismo.
    El presidente de la asociación vecinal comentó que los días más problemáticos son los jueves y sábados, que es cuando la gente se concentra a hacer botellón, además de los días en los que tiene lugar alguna celebración. En la explanada se llegan a concentrar hasta 300 y más personas.
    En la denuncia presentada ante el Juzgado de Instrucción número 2 de Teruel, los vecinos de un bloque viviendas en la calle Jardinera ponen en conocimiento del magistrado estos hechos y piden que se investiguen los mimos, reclamando la indemnización correspondiente por los daños causados. En concreto se refieren a la noche del 2 de marzo cuando autores desconocidos lanzaron objetos al tejado.
    Por otra parte, el escrito que la Asociación de Vecinos de San Julián ha presentado en el Ayuntamiento de Teruel pone en conocimiento de la alcaldesa los últimos actos vandálicos y pide una solución para este problema de vandalismo.
    Se refieren por un lado al lanzamiento de objetos contundentes al tejado del número 14 de la calle Jardinera el pasado día 2 de marzo, y se recuerda que hechos similares se han venido produciendo en los últimos tiempos en las calles Menas, Rosario y Jardinera.
    En el documento se informa igualmente de que estos actos se han denunciado ante la Policía Nacional y la Policía Local, así como a la Fiscalía, y que son incidentes que se vienen produciendo en los últimos cinco años, habiéndose alcanzado tiempo atrás un acuerdo para que la policía patrulle a pie la zona para evitar que se produzcan este tipo de incidentes.
    Por otra parte, la asociación vecinal pide que se indemnice a los vecinos con la cantidad que corresponda por los daños causados por estos actos vandálicos, además de que se retome el compromiso de hacer efectivas las patrullas a pie en diferentes tramos de la zona durante la noche.
    Se solicita igualmente la instalación de cámaras a ambos lados del ascensor para controlar visualmente las dos zonas, así como otra en la antigua panadería para tener controlada la bajada y la parte trasera de la calle Menas.
    También se insta al Ayuntamiento a que arregle la baranda de la estación de autobuses, puesto que son las losas rotas de la misma las que emplean los vándalos para lanzar sus trozos a las fincas que hay enfrente.
    Asimismo se ruega que el consistorio dé traslado a la asociación vecinal de cuantas gestiones se lleven a cabo y de las intervenciones que se realicen para atajar el problema.
    Pepe Polo señaló que la vigilancia en esa zona tiene que ser a pie, y que no es suficiente con que los coches patrulla pasen frente a la estación de autobuses puesto que no pueden controlar así lo que está pasando junto a la baranda, que es desde donde los jóvenes hacen blanco en los tejados y ventanas de las viviendas de San Julián que dan a las laderas. Además, denunciaron el trapicheo con drogas.

    Comparte esta noticia