• Halladas dos personas muertas en sus casas en la última semanaVivienda del Centro Histórico en la que fue hallada la fallecida que llevaba tres meses muerta

    Halladas dos personas muertas en sus casas en la última semana

    Fallecieron de muerte natural y llevaban así tres meses y un mes en sus domicilios

    Una anciana de 79 años de edad y un joven de 39 años han aparecido muertos en sus casas por causas naturales en los últimos días, después de llevar tiempo fallecidos, sin que nadie se hubiera percatado de su ausencia debido a que vivían solos. La mujer llevaba muerta desde finales de enero pasado en el piso que habitaba en el Centro Histórico de Teruel, mientras que el hombre murió hace un mes en el apartamento en el que vivía en Escucha, según han informado fuentes judiciales.

    No es la primera vez que se producen hechos de este tipo en la provincia, donde cada año suelen darse como media un par de casos, aunque nunca se había dado la circunstancia de que la persona fallecida llevara tres meses muerta sin que nadie se hubiera percatado de ello. Los cuerpos sin vida de ambas personas fueron encontrados el pasado jueves.

    La anciana de 79 años fue hallada muerta en su casa de la calle Ripalda por la Policía después de que fueran los vecinos quienes avisaran. En un principio, tanto en este caso como en el de Escucha, los vecinos pensaban que se podían haber ausentado durante un tiempo a casa de familiares en otros municipios.

    El cuerpo de la mujer se encontró muy deteriorado y partes del cadáver estaban desecadas, algo a lo que habría contribuido el frío, según indicaron fuentes judiciales. La autopsia señaló que el fallecimiento, por el estado del organismo, pudo producirse a finales de enero.

    En el caso del vecino de Escucha hallado muerto también el jueves de esta semana en el piso que habitaba en un bloque de viviendas, la autopsia determinó que llevaba muerto desde hace un mes aproximadamente y que las causas fueron también naturales.

    En este caso se trata de una persona joven, un hombre de nacionalidad marroquí de 39 años que tenía familia en otros municipios de la provincia, por lo que su ausencia tampoco extrañó en el pueblo, según comentaron vecinos de la localidad.

    También fueron los vecinos quienes avisaron a la Guardia Civil porque al parecer había malos olores, y al entrar se lo encontraron muerto.

    En el pueblo indicaron  que tenía amigos y era una persona sociable que hablaba perfectamente castellano, pero que en principio nadie echó en falta su ausencia porque a veces solía marcharse a otros sitios.

    No son casos aislados, aunque el de la anciana de Teruel ha sido el que más tiempo ha tardado en hallarse el cadáver, ya que llevaba tres meses muerta en su casa.

    Fuentes judiciales indicaron que como media se producen unos dos casos de este tipo al año en la provincia, de manera que personas que viven solas, frecuentemente mayores y en pueblos, fallecen y pasa un tiempo hasta que es encontrado el cadáver al vivir solas y mantener pocas relaciones sociales.

    Comparte esta noticia