• Pilar y Fernando se dan el beso que Isabel y Diego no se pudieron dar en vidaUn momento de la ceremonia celebrada ayer en el Ayuntamiento

    Pilar y Fernando se dan el beso que Isabel y Diego no se pudieron dar en vida

    Pilar Górriz y Fernando Abad se dieron este sábado en Teruel el beso que Isabel de Segura y Diego de Marcilla no pudieron darse hace 800 años. El de amor verdadero que certifica su unión. En una ceremonia íntima, porque lo hicieron ante unas pocas personas, pero mediática porque su historia fue difundida ya el día de antes por los medios de comunicación y tuvo repercusión nacional, quisieron rendir homenaje a los Amantes, en la ciudad que vio nacer a la novia hace 72 años.

    El enlace se celebró en el salón de plenos del Ayuntamiento y fue dirigida por el segundo teniente de alcalde José Luis Torán, que agradeció que la pareja haya querido formalizar la unión en la ciudad de los Amantes.

    Como los novios iba vestido a la usanza medieval, igual que los testigos, Mamen Muñoz, sobrina de la novia, y Arturo Doñate amigo y actor de la Fundación Bodas de Isabel. También se caracterizó  Sagrario Belenguer, que ejerció de maestra de ceremonias y leyó unos textos que comenzó con un verso de Serrat, “Hoy puede ser un buen día….” y terminó con un poema de Mario Benedetti, No te rindas.

    “No te rindas, aún estás a tiempo/ de alcanzar y comenzar de nuevo”. Esos primeros versos de Benedetti definen muy bien lo que han hecho esta pareja que ha retomado un amor de juventud después de 53 años.

    Algo nerviosos pero felices, después de la ceremonia recordaron que quisieron casarse en Teruel porque ambos son aragoneses y querían homenajear a los Amantes.

    Aunque querían una ceremonia íntima, la repercusión que ha tenido el acto, que se ha hecho público por incluirse en la programación del 800 Aniversario de los Amantes de Teruel, les ha impresionado. “La repercusión ha sido excesiva”, consideró Fernando, aunque coincidió con su ya esposa Pilar en que si sirve para dar a conocer Teruel “no tenemos inconveniente”.

    “Esta ciudad es muy bonita y puede ser un buen destino turístico, es pequeña pero tiene mucha riqueza patrimonial”, apuntaron.

    Fernando, que es zaragozano, pero vive desde su juventud en Barcelona, conoció Teruel hace dos años cuando vino con Pilar. Ella le enseñó la ciudad donde había nacido aunque a los tres años se marchó también a Barcelona. Fue allí donde se conocieron y salieron durante ocho meses cuando tenían 17 y 19 años. “Fue mi primero amor”, aseguró Pilar. Luego cada uno hizo su vida, pero hace dos años retomaron la relación. Ella contactó con él a través de Facebook y aunque él tardó en contestar justo lo hizo el día en el que ella cumplía 70 años.

    Los dos se habían quedado viudos y retomaron la relación donde la dejaron 53 años antes. Primero mantuvieron el contacto por teléfono y Skype, porque ella vivía en Mallorca y él en Barcelona, pero dos meses después se volvieron a ver.

    Y desde entonces han mantenido viva la llama del amor que volvió a prender entre ellos. Y han vivido juntos “en la enfermedad y en la salud, porque ya estando con él tuve que someterme a unas operaciones”, contó Pilar.

    Con la ceremonia de ayer formalizaron la relación. “Me lo pidió él pero la idea partió de mí”, explicó la novia. Y aunque en principio querían reunir a los cinco hijos que tienen entre los dos y a sus seis nietos, prefirieron hacerlo finalmente solos porque el hermano de Pilar se encuentra enfermo.

    En la sombra ha estado la Fundación Bodas de Isabel, que a través de Encarna Catalán, se ha encargado de los trajes y también de organizar el acto. Unos niños se encargaron de llevar los anillos, y los colaboradores y actores Sagrario Belenguer y Arturo Doñate, amigo también de la novia, participaron con sus versos en la ceremonia. Doñate cerró el acto con los versos finales del Romance de Gregorio A Gómez dedicado a los Amantes. Tampoco faltó la canción de Mary Carmen Torres dedicada a la pareja turolense más universal.

    Pilar y Fernando, que se amaron de jóvenes como Isabel y Diego, han podido en la edad madura formalizar su amor y comenzar una vida juntos.

    Comparte esta noticia