• El PAR propone ‘vender’ Teruel como solución para territorios superpobladosEn la mesa, Julio Esteban, flanqueado por Ramón Millán y Santiago Gonzalvo. Tras ellos, otros miembros del PAR

    El PAR propone ‘vender’ Teruel como solución para territorios superpoblados

    El PAR instó ayer a vender la provincia de Teruel como un “territorio de oportunidades” que puede ofrecer una solución basada en una mejor calidad de vida para aquellos que viven en territorios superpoblados. Esta concepción inspira el manifiesto Teruel, 236 razones de vida, que ha elaborado el Comité Intercomarcal de esta formación política con motivo del Día de San Jorge, patrón de Aragón.

    El documento se centra este año en la despoblación que sufre una “provincia olvidada” durante décadas por las diferentes administraciones públicas y plantea propuestas para revertir esta situación, orientadas fundamentalmente a la generación de actividad económica y empleo con medidas y ventajas para empresario y emprendedores que se asienten en los pueblos turolenses, a la aplicación de una Política Agraria Común (PAC) “igualitaria” que potencie el sector agroganadero como elemento vertebrador del territorio y en la mejora del transporte y de las comunicaciones tecnológicas.

    El manifiesto fue presentado por el presidente intercomarcal del PAR, Julio Esteban, quien, acompañado de otros dirigentes del partido y del Rolde Choben, recalcó que los aragonesistas creen que es posible la “reversión” del problema de “desvertebración y fragilidad demográfica” que padece la provincia, “debido fundamentalmente al olvido histórico” que ha sufrido de las distintas administraciones.

    “El reto que tenemos todos y que hay que abordar de forma urgente es parar la sangría poblacional y conseguir el reequilibrio demográfico y territorial”, dijo Esteban. Para ello, defendió la implantación de “políticas de discriminación positiva” que incentiven a nuevos pobladores a instalarse en la provincia, en las que deben colaborar todas las instituciones en función de sus competencias.

    “Hay normativas a distintos niveles que reconocen el problema de la despoblación y que plantean medidas para combatirlo, pero lo que hace falta es voluntad política”, resaltó.

    El manifiesto, que leyó Santiago Gonzalvo, presidente del Comité Municipal del PAR en Teruel,  destaca las “razones de vida” que ofrecen los 236 municipios de la provincia, para los que reclama “políticas que generen igualdad de oportunidades en el mundo rural” y que puedan atraer nuevos pobladores procedentes de territorios masificados.

    “Ofrecemos un cambio. El cambio de dejar de vivir en vertical, unos encima de otros, en ciudades, en lugares masificados, ruidosos, respirando impurezas, en los que se es un número o como mucho un nombre. Ofrecemos vivir en horizontal, con espacio, con silencio, con olores y colores de la naturaleza y donde no somos un número y ni siquiera un nombre con apellidos, sino que somos cara y ojos, persona y corazón”, indica el texto.

    “Carta puebla”

    Para que este cambio sea posible, el PAR lanza un decálogo de propuestas que pasan, entre otras, por la mejora de la red de carreteras y de ferrocarril, un plan de movilidad de transporte público, el acceso a internet en el cien por cien del territorio, la apuesta por economías más diversificadas y nuevos nichos de empleo o el impulso de proyectos estratégicos en las diferentes comarcas que actúen como locomotoras de crecimiento más allá de las ciudades.

    El manifiesto reclama además una “carta puebla” para Teruel, con exenciones y bonificaciones fiscales para desarrollar actividades en las zonas más desfavorecidas, así como una reforma legal que permita simplificar la burocracia y los trámites y facilitar las iniciativas de jóvenes emprendedores, medidas de apoyo a la mujer y a los jóvenes, un sistema educativo y sanitario que contribuya al reequilibrio territorial y una reforma de la financiación local que tenga en cuenta las peculiaridades de las zonas despobladas, envejecidas y dispersas.

    El PAR considera que el Gobierno de Aragón debe liderar las actuaciones orientadas a corregir los desequilibrios existentes, mientras que al Ejecutivo central le corresponde culminar la Estrategia Nacional por el Cambio Demográfico e implicar a la Unión Europea en la financiación de medidas para los territorios afectados. La Diputación Provincial, por su parte, debe mantener su labor de asesoramiento y apoyo a municipios, mientras que las comarcas deben potenciarse como “único instrumento posible” para acercar los servicios básicos a los pueblos pequeños.

    Comparte esta noticia