• El Ayuntamiento de Teruel realizará una inversión “de emergencia” para reparar el socavón de la avenida EuropaImagen del socavón, protegido con un murete de ladrillo y vallas metálicas para evitar posibles accidentes

    El Ayuntamiento de Teruel realizará una inversión “de emergencia” para reparar el socavón de la avenida Europa

    El Ayuntamiento de Teruel tramitará como obra “de emergencia” la reparación del socavón de la avenida Europa mediante inyecciones de hormigón por el riesgo que presenta para vehículos y peatones el hundimiento de la calzada que ha abierto una grieta de unos 40 centímetros de profundidad.

    El consistorio acaba de recibir el proyecto, que cifra en 118.500 euros (IVA incluido) el coste de las obras, cuya duración se estima en tres meses.

    El concejal de Infraestructuras, Juan Carlos Cruzado (PP), señaló que el trámite de emergencia permitirá agilizar los plazos, de forma que los trabajos podrían comenzar en un plazo aproximado de dos meses, una vez aprobado el proyecto y contratadas las obras. Esta fórmula hará posible adelantar de financiación sin esperar a que el Ayuntamiento contrate el préstamo previsto en el presupuesto municipal para costear esta y otras inversiones, que posiblemente la demoraría hasta después del verano.

    Como ya determinó el informe realizado por el Gabinete Geológico de la Diputación de Teruel el pasado verano, el socavón tiene su origen en la presencia de una dolina u oquedad natural en el subsuelo, bajo la calzada de uno de los carriles de la avenida Europa que corresponde a la urbanización del Ensanche del Ensanche. La sima se rellenó hace décadas con escombros, material orgánico y basura que no se compactaron correctamente y que ceden por el peso de los vehículos que transitan por la vía, provocando su hundimiento.

    El proyecto redactado por el gabinete de ingeniería Turiving plantea una intervención en una franja de 15 metros de longitud por 4 de anchura y con una profundidad de entre 11 y 15 metros. Cruzado explicó que el terreno se vaciará hasta una cota de siete metros, desde la cual se inyectará hormigón en masa y a presión que alcanzará “un nivel de seguridad” para dejar consolidada la zona. Después se rellenará el hueco hasta recuperar la rasante de la calzada y se volverá a inyectar hormigón para reforzar también el terreno hasta el primer nivel de intervención.

    El concejal señaló que esta solución combina dos de las tres opciones que planteaba el informe del Gabinete Geológico: vaciar el terreno para rellenarlo después con material más firme o consolidar el subsuelo mediante la inyección de hormigón. “Hemos optado por hacer una actuación que conjuga ambas propuestas”, indicó Cruzado.

    La tercera solución que sugerían los geólogos de la DPT, incrustar pilares hasta alcanzar el nivel de suelo firme y construir sobre ellos una plataforma que soportara la calzada, ha sido descartada por su mayor complejidad y coste.

    El proyecto será sometido ahora a informe de los técnicos del consistorio y de la Policía Local para su posterior aprobación por los órganos municipales. Al ser una obra de emergencia, podría contratarse mediante procedimiento negociado.

    El concejal señaló que las obras se desarrollarán en el carril afectado por el hundimiento, donde según los sondeos realizados se localiza la dolina. Para su ejecución será necesario desviar una tubería de agua de 350 milímetros y una conducción eléctrica, pero no se cortará la acera.

    Cruzado señaló que el problema obedece a la presencia de una oquedad natural del terreno que se tapó en su día y que, por tanto, era “indetectable”.

    Comparte esta noticia