• El PP acusa al presidente de Aragón de eludir sus funciones y mirar solo a MadridDe i. a d., Emma Buj, Ramón Millán, Manuel Blasco y otros representantes institucionales, en el Día de Aragón

    El PP acusa al presidente de Aragón de eludir sus funciones y mirar solo a Madrid

    La alcaldesa de Teruel, Emma Buj (PP), y el diputado popular Manuel Blasco acusaron al presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán (PSOE), de eludir sus propias responsabilidades y centrarse en las reivindicaciones al Gobierno de España en su discurso institucional por el Día de Aragón en la capital turolense.

    Blasco calificó de “brindis al sol” que plantease una enmienda conjunta a los Presupuestos del Estado de los parlamentarios aragoneses de todos los partidos para el ferrocarril Cantábrico-Mediterráneo, algo que, según apuntó, están haciendo “todos los presidentes autonómicos del PSOE” para mejorar la inversión estatal en sus respectivas regiones y que solo pretende “poner patas arriba” las cuentas presentadas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

    El diputado popular acusó a Lambán de haber “confundido un acto institucional con un mitin de partido, en el cual no ha dicho nada de las responsabilidades que tiene el Gobierno de Aragón en la Comunidad Autónoma y en Teruel y se limita a reclamar al Gobierno de España que resuelva los problemas de la provincia”.

    Además, recalcó que el responsable autonómico no mencionó otras infraestructuras pendientes en la provincia, como la A-68 por el Bajo Aragón.

    En un sentido similar se pronunció la alcaldesa de Teruel, quien lamentó un discurso que consideró “una dejación absoluta de sus funciones como presidente de Aragón y una huida hacia delante” al manifestar únicamente peticiones al Gobierno central. “Pedir lo sabe hacer cualquiera y ha fiado todas las soluciones a los problemas de Teruel al Gobierno de España, en el que yo también confío, visto lo visto, bastante más que en el Gobierno de Aragón”, apuntó.

    Ausencias

    Buj criticó que Lambán “no nombrara siquiera” el nuevo hospital de Teruel, que “no se sabe cuándo se va a llevar adelante”, y que planteara que los cambios en la PAC aún están en estudio,  “cuando el compromiso era abordarlos antes de 2017”, o que tampoco concretara acciones en las Cuencas Mineras como alternativa al carbón. “Tampoco le he oído hablar de políticas contra la despoblación, qué hay previsto en los presupuestos de Aragón para combatirla en una comunidad con tantos desequilibrios territoriales. También eso lo fía al Gobierno de España, pero a mí lo que me gustaría saber es lo que el Gobierno autónomo plantea para la provincia de Teruel”, dijo.

    Estas críticas fueron respondidas por el consejero de Presidencia, Vicente Guillén (PSOE), quien señaló que lo que se pide al Gobierno de España “es que cubra las necesidades de inversión en las competencias del Estado, que son las grandes infraestructuras. Siempre ha sido así, también cuando gobernaba el PSOE el PP criticaba que hubiera poca dotación presupuestaria”.

    Insistió en que en los seis años de gobierno de Rajoy “no se ha invertido ni un solo euro” en el corredor ferroviario Cantábrico-Mediterráneo y si se quiere apostar por él “es el Gobierno de España el que tiene que poner el dinero y no el Gobierno de Aragón, que tiene que invertir en sus propias competencias”.

    Guillén consideró “un buen discurso” el pronunciado por Lambán, del que destacó su mensaje “optimista” de que Teruel “tiene gente con suficiente capacidad intelectual y conocimiento de su propio territorio para desarrollar iniciativas que sirvan para generar empleo y para que la población se quede en las zonas rurales, con apoyo de las administraciones públicas”.

    Para combatir la despoblación, defendió una estrategia nacional fundamentada en la “diferenciación para todas las personas que decidan vivir en municipios rurales”, tanto en fiscalidad, como en ayudas a la implantación de empresas o mantenimiento de servicios públicos con parámetros diferentes a los que se aplican en las ciudades.

    Ajeno a la polémica entre PP y PSOE, el presidente de la Diputación de Teruel (DPT), Ramón Millán (PAR), valoró positivamente el discurso de Lambán en lo que se refiere al diagnóstico de los problemas de la provincia, pero no tanto a la hora de aportar soluciones.

    “Todos sabemos cuáles son las necesidades, pero tenemos que ver cómo solucionarlas”, dijo.

    Millán coincidió con el presidente del Ejecutivo autonómico en que las infraestructuras son prioritarias, y entre ellas las de competencia estatal. “Le doy la razón en sus reivindicaciones al Gobierno de España, algo que yo también hice al valorar los Presupuestos del Estado. Pero en materia de ferrocarril habla de acuerdos con Andalucía para la conexión con el puerto de Algeciras, con Cataluña para el de Barcelona y de reuniones con Valencia sobre el Cantábrico-Mediterráneo, pero también deberían hablar con las comunidades del norte sobre el Cantábrico-Mediterráneo”, comentó.

    “Yo me reuniré a principios de mayo  con los alcaldes de Bilbao y de San Sebastián, pero creo que no solo debería hacerlo la Diputación de Teruel, sino también el Gobierno de Aragón y espero que así sea”, concluyó.

    Comparte esta noticia