• Belmonte recuerda su pasado histórico más ilustre con la concesión de la carta de población en 1232

    La localidad recreó el sábado la concesión de su carta de población

    Belmonte recuerda su pasado histórico más ilustre con la concesión de la carta de población en 1232Recreación del juicio a dos mujeres públicas en la plaza.

    Hasta la época medieval, en concreto hasta el año 1232, regresaron los belmontinos este sábado. En un ambiente de mercado, de tabernas y de señores calatravos, la pequeña localidad de Belmonte de San José hizo un guiño al pasado y a sus orígenes como comunidad al recrear la concesión de la Carta Puebla a la villa por parte del Comendador de la Orden de Calatrava, Alvar Fernández.

    La jornada fue una escusa para la fiesta y el ocio, para el reencuentro entre los amigos que acuden solo para veranear y pasar días de asueto al pueblo y también para probar las dotes de dramatización de los vecinos, porque casi 30 belmontinos se implicaron en la representación teatral con la que la Asociación Amigos del Mezquín escenificó aquel gran momento histórico.

    El pueblo fue una villa medieval con mercado, con pregón, con otorgamiento de la ‘carta de libertad’ y también con visita real, porque el pueblo también revivió aquella visita que años después -concretamente el 25 de mayo de 1363, más de un siglo después-  realizaría el rey la Pedro IV El Ceremonioso a la villa.

    Una de las escenas de la recreación histórica

    La Carta Puebla de Belmonte es el primer documento histórico que se conserva en el municipio. Una copia del mismo fue recuperada años atrás por el historiador local Alberto Bayod, uno de los impulsores de la recreación histórica y también co-guionista de las cinco escenas que se representaron en el pueblo: un Pregón; el acto de concesión de la carta de población, y tres escenas que se realizan por la tarde en las que todos los años se introducen novedades. La de este año ha sido una escena completa con el juicio a unas mujeres públicas y a una supuesta bruja.

    Desde 2001

    “La recreación histórica se inició en el año 2001. Durante los primeros años se encargó de ella un grupo de teatro, pero por razones presupuestarias decidimos, hace cuatro años, que los personajes de la recreación fueran encarnados por gente del pueblo”, explicó Alberto Bayod. Junto con el grupo de Calatravos de Alcañiz -que colaboran también desde entonces con los belmontinos- la Asociación Amigos del Mezquín monta toda la representación, de principio a fin.

    Escena en una taberna

    Aunque no fue el momento más concurrido de la jornada, la concesión de la carta de población fue la escena central y más esperada por el público. Bayod destacó la popularidad que ha tenido esta fiesta, a la que cada año asiste más público. “Este año ha sido especialmente concurrida, sobre todo por la tarde”, valoró. Una comida popular y una serie de actividades con vuelo de aves rapaces y exhibición de artesanía (vidrieros, ceramistas, entre otros) hizo posible el éxito del evento. Además, recordó el historiador que “el tiempo nos ha acompañado y eso se ha notado en la asistencia de gente”.

    Comparte esta noticia