• BOLLIGANDO

    Por Mari Cruz Aguilar

    Lambán, copia y pega

    Mientras Aragón comenzó hace ya un año, y tardará otro medio en tener listo, un documento de medidas para frenar la despoblación, en la Comunidad Valenciana van a aprobar beneficios fiscales para los que vivan en los pueblos. Así, sin más. Y ya. Sin libros de 500 folios en los que caben todos los habitantes de la provincia de Teruel con nombres y apellidos ni reuniones entre expertos a las que no suelen acudir pastores. Sin estrategias que incluyen 350 medidas etéreas para solucionar un problema que, aunque tiene difícil solución, hasta ahora se ha hecho bien poco por paliarlo.
    El Gobierno valenciano nos toma delantera en un problema que, además, les afecta menos, porque solo unas pocas de sus comarcas tienen pueblos pequeños. La mayor parte de las zonas donde van a poner en marcha las medidas para frenar la despoblación limitan con Teruel.
    Nuestros políticos están trabajando y prometiendo y están contando con todos los expertos universitarios para que les ayuden a buscar soluciones. El problema es que, cuando por fin las tengan, tendrán que vendérselas a buen precio a otras provincias españolas, porque en Teruel ya no servirán de nada. A los que vivimos aquí nos da la sensación de que están mareando la perdiz en vez de coger el toro por los cuernos.
    Posiblemente una desgravación fiscal no animará a miles de personas a irse a vivir a un pueblo de 50 habitantes, pero al menos ayudará a esos 50 que ya están allí a llegar mejor a fin de mes y, sobre todo, a saber que el hecho de que vivan allí es importante para el Gobierno y para todos los que no viven. Vamos, que son una cuestión de Estado.
    Tener buenas ideas está genial, pero en Teruel ahora mismo nos conformaríamos con que Javier Lambán hiciera un copia y pega de nuestros vecinos. Vamos a tomar nota del trabajo de la Comunidad Valenciana, de lo rápido que ha puesto solución el socialista Ximo Puig, presidente de la Generalitat Valencia, a un problema que, como se ha comprobado, no se soluciona con documentos, directrices y estrategias de los que ya tenemos los cajones llenos.

    Comparte esta noticia