• El Gobierno ya aboga por que el carbón siga en el mix energético

    El Gobierno ya aboga por que el carbón siga en el mix energéticoEl secretario de Estado de Energía, Daniel Navia

    El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital está convencido del papel que juega el carbón dentro del mix energético (participación de cada tipo de energía en el suministro eléctrico del país), por lo que en la reunión del secretario de Estado de Energía, Daniel Navia, el próximo jueves con los representantes de CCOO y UGT del sector de la minería se abordarán posibles vías que permitan la continuidad de la actividad en esta industria extractiva en España y, por ende, en los cielos abiertos de Ariño y Estercuel.
    Fuentes ministeriales señalaron a la agencia Efe que con este encuentro se cumple el compromiso que adquirió el secretario de Estado el pasado 13 de marzo en una reunión con los representantes sindicales para seguir trabajando en la búsqueda de soluciones para el sector.
    En concreto, señalaron que el Ministerio se cree el papel regulador del carbón en el mix, tal como se demostró en enero pasado, cuando la caída en la generación hidroeléctrica y eólica puso de manifiesto la importancia de una energía importante de respaldo.
    De modo que Energía habría sacado del cajón el informe Las centrales de carbón autóctono como elemento de seguridad de suministro en España que asegura que, sin estas plantas, la tarifa eléctrica sería un 3,5% más cara, lo que supondría un sobrecoste de más de 350 millones de euros al año para los consumidores. El informe obra en poder de los responsables del Ministerio desde el 2 de diciembre de 2015, cuando todavía era ministro José Manuel Soria y secretario de Estado de Energía el hermano del actual ministro, Alberto Nadal.
    “Los grupos de carbón autóctono contribuyen de forma relevante a la operación del sistema eléctrico debido fundamentalmente a su alta disponibilidad, predictibilidad en sus periodos de parada, fiabilidad en su funcionamiento” y “por la aportación de un recurso gestionable mediante su participación en los servicios de ajuste del sistema”, indica dicho informe.

    REE: “No se puede prescindir”

    El propio operador del sistema, Red Eléctrica Española (REE), alertó a finales de marzo que “no se puede prescindir” a corto plazo “de ninguna tecnología que aporte 10.000 megavatios”, en referencia a la capacidad instalada de grupos térmicos, entre los que la central de Andorra supone un 10% con sus 1.050 megavatios.
    El director general de Operaciones de REE, Miguel Duvison, aseguró que ninguna central térmica que consume mineral nacional ha notificado a REE su intención de parar, lo que indica que el sector confía aún en que el Gobierno se saque una solución de la manga que estimule la inversión de las eléctricas en la desnitrificación de sus plantas, condición sine qua non para continuar con su actividad más allá de junio de 2020.
    Precisamente, el mencionado informe ministerial recomienda que el Gobierno establezca un mecanismo para garantizar el funcionamiento de las centrales térmicas de carbón nacional por seguridad de suministro. En concreto, plantea una “prima que complemente la retribución obtenida por la participación en el mercado y que será de aplicación a la fracción de producción de energía eléctrica obtenida a partir de carbón autóctono”.
    El gabinete de Soria sí hizo caso a este apartado e intentó que Bruselas autorizara las primas, pero solo consiguió que permitiera una ayuda adicional de 10 euros por tonelada para las empresas carboníferas condicionada a su cierre en 2018. De esta forma, el carbón nacional sería más competitivo que el importado.

    Las demandas sindicales

    El responsable de Industrias Extractivas de CCOO, José Luis Villares, indicó que en el nuevo encuentro volverán a plantear que las eléctricas garanticen un consumo de carbón nacional a las empresas mineras que sirva para estabilizar al sector, lo que ayudaría también a que las que están en concurso de acreedores o en liquidación pudieran salir de esa situación a través de una venta de carbón garantizada. No es el caso de las empresas turolenses, Samca y Compañía General Minera, que han suscrito contratos a medio plazo con Endesa que garantizan actividad en los desmontes durante 2017 y 2018.
    Villares explicó a Efe que también insistirán para que las empresas que continúen con su actividad a partir del 31 de diciembre de 2018 no tengan que devolver las ayudas recibidas, tal y como establece la Decisión 787 del Consejo de la Unión Europea.
    Además, indicó que plantearán a Navia la necesidad de establecer los criterios para el nuevo Plan del Carbón, ya que el actual termina su vigencia el próximo año. Villares explicó que en el sector de la minería del carbón trabajan unas 3.000 personas y son muchas las empresas que están aplicando expedientes de regulación de empleo (ERE), debido a la caída del consumo y de las ventas del mineral.
    Además, CCOO quiere que la reunión sirva para convocar a la comisión de seguimiento del Plan del Carbón para el periodo 2013-2018, que no se reúne desde hace dos años.
    UGT pedirá también que en las cuencas mineras se fomenten proyectos empresariales que creen empleo para amortiguar el cierre de minas.

    Comparte esta noticia