• La Virgen que llegó de Palestina regresa otra vez a Alfambra en una nueva tallaCarlos Rajadel, con la talla de la virgen

    La Virgen que llegó de Palestina regresa otra vez a Alfambra en una nueva talla

    Alfambra tuvo hace siglos una virgen románica traída de Palestina. Iba sin niño y de la localidad se trasladó, junto a los monjes de la Orden Monte Gaudio, a Monfragüe, donde todavía hoy se venera. El lunes de Pascua los vecinos de Torrejón el Rubio hacen una romería hasta la ermita en la que está la Virgen y este año también los de Alfambra honrarán a la imagen con una romería, aunque en su caso no será la original sino una replica tallada por el artesano de Cella Carlos Rajadel.
    El escultor ha hecho la talla inspirándose en la Virgen de Monfragüe aunque con algunos cambios, puesto que la de Alfambra no tendrá el niño que se añadió hace algunos años a la que ahora hay en Cáceres. En su lugar se ha colocado una rama de almendro, que es símbolo de resurrección, según explica el alcalde, Francisco Abril.
    La romería será en Alfambra hasta la ermita de San Juan, cuya orden se instaló tras la de Monte Gaudio y permaneció 400 años en la localidad. La nueva talla ha generado una gran expectación  y todavía no se sabe cuál va a ser su ubicación. “Podría estar en la ermita de San Juan o en la iglesia, donde la gente prefiera”, manifestó Abril.
    La Virgen de Monfragüe tiene 72 centímetros de altura y, al igual que las de época románica, está sentada. Sus proporciones son inexactas ya que las manos son más grandes que la cabeza o el cuerpo y guarda ciertas similitudes con las tallas de La Iglesuela del Cid o Torremocha del Jiloca, que también son de la misma época y carecen de expresión.
    El autor explicó que para inspirarse y hacer la réplica tomó una imagen antigua de la Virgen de Monfragüe. “Era una virgen negra porque se hizo en madera oscura de Palestina”, dijo. Él ha utilizado el cedro, que es la materia prima en la que suelen tallarse las esculturas de santos porque “era la madera de la cruz en la que murió Jesús”, dice.
    Carlos Rajadel es tratante de ganado y aficionado a realizar tallas de madera en sus ratos libres. La virgen de Alfambra es la primera que realiza en tres dimensiones, ya que hasta ahora se había centrado en la escultura de escudos y cuadros en dos dimensiones. Él se ha ocupado no solo de la talla, sino también de la policromía e incluso de la realización de una peana para facilitar su salida en procesión.
    La romería de la virgen es una de las principales novedades de la Encomienda de Alfambra, que este año alcanza ya su XIII edición. Pero además, el Ayuntamiento ha instalado sonido fijo en varios puntos de la plaza que permanecerá durante todas las celebraciones para evitar que los voluntarios de las jaimas tengan que poner y quitar los aparatos tras cada representación.
    En total se montarán 18 jaimas, todas ellas de cuadrillas de amigos que durante estos días harán la vida en la calle y prepararán sus viandas al fuego de leña junto a la jaima. Se trata de una festividad muy popular que gusta mucho tanto a mayores como a pequeños

    Comparte esta noticia