• El instituto de Monreal comparte con la localidad su proyecto KronosferiaLa actividad organizada por el instituto de Monreal fue muy participativa

    El instituto de Monreal comparte con la localidad su proyecto Kronosferia

    Desde sus inicios, el IES Salvador Victoria de Monreal del Campo se ha distinguido por ser un centro innovador en su metodología. Así, se ha embarcado en numerosos proyectos que han merecido premios y reconocimientos a nivel nacional e internacional. Durante este curso se ha llevado a cabo un proyecto interdisciplinar titulado Kronosferia, que tiene como objetivo ofrecer distintas perspectivas sobre un mismo concepto, el tiempo cronológico. Todo el trabajo previo de los dos primeros trimestres culminó el pasado viernes 7 de abril en una feria de la ciencia abierta a toda la localidad y que se desarrolló en el Patio de las Beltranas, junto al Ayuntamiento, la Casa de la Cultura y el antiguo edificio del colegio de los Hermanos de la Salle de Monreal del Campo.

    Kronosferia ha sido un trabajo multidisciplinar, en el que se ha tratado de ver la relación entre las distintas materias en torno a un mismo asunto -el tiempo cronológico-, en el que los alumnos han sido los protagonistas, pues ellos han sido los encargados de preparar, organizar y exponer durante la jornada cultural a sus compañeros y al público asistente todas las actividades.

    Se ha buscado también acercar y tratar de hacer más interesante el mundo de las ciencias para los alumnos, a la vez que se intentado hacer más visible el trabajo de los alumnos en las diferentes materias, bien sea a través de la feria, que es el evento público que pone el broche final al trabajo, bien mediante la información y actividades recogidas en la página web del proyecto (https://sites.google.com/a/iesmonreal.es/kronosferia/).

    La jornada comenzó a las 7 de la mañana con un frío intenso que sirvió de preludio para una jornada cálida. El primer buen augurio de que esta feria podía resultar muy positiva para todos lo dieron los chavales que, a esas intempestivas y frías horas, acudieron a la puerta del instituto a montar la feria junto a unos cuantos profesores y personal del ayuntamiento.

    Poco a poco, mientras el sol comenzaba a darnos un poco de calor, se fueron incorporando más personas y a la hora de comenzar las clases ya estaba todo preparado para que el horario establecido no sufriese ningún retraso. Un horario realizado de manera personal a cada alumno para que pudiese acudir a todas las actividades que tenía programadas (exponer, participar en concursos, hacer demostraciones…) fue entregado a cada estudiante, junto con una tarjeta identificativa con su nombre y curso.

    Realizada la entrega de credenciales y documentos identificativos a cada uno de los participantes activos de la feria, el breve discurso de la directora, agradeciendo a todas las personas, organismos y entidades la ayuda y colaboración prestada para la organización de la feria puso en marcha toda la maquinaria. En esos momentos aparecieron por allí dos personajes cinematográficos relacionados con el tiempo, Marty McFly y Doc (sin el mítico coche DeLorean), como si en uno de sus viajes de Regreso al futuro se tratara, y  se quedaron por allí toda la mañana participando activamente en las propuestas de la feria. Tras un breve mensaje, un grupo de alumnos interpretó una versión del tema Time, del grupo polaco Kroke.

    Y a partir de ese instante, el ir y venir por las distintas casetas de alumnos y público en general fue llenando los minutos de una agradable mañana. Había una quincena de actividades para ver el tiempo desde ópticas muy diferentes pero siempre divertidas.

    Además se fue desarrollando a lo largo de la mañana una animada yincana con 30 parejas participantes. La prueba tenía dos fases: en la primera las parejas debían resolver, contra el reloj, cinco pruebas (reconocer órganos del cuerpo solo con el tacto, realizar cinco operaciones mentalmente, relacionar autores con su época y un texto, colocar ordenadamente un mensario medieval y contar mentalmente un minuto). Estas pruebas estaban señaladas en cada puesto. Cada pareja llevaba una ruta y un horario personal para realizar las pruebas. De todas las parejas, las dos que acumularon más tiempo pasaron a la fase final, en la que se les propuso la búsqueda de las respuestas a unas preguntas encadenadas utilizando una enciclopedia de papel. Para ello dispusieron de 10 minutos más el tiempo que acumularon en la fase previa, que fue de 3 minutos.

    Por otro lado, durante el desarrollo de la jornada se realizaron diversas encuestas al público visitante sobre su uso del tiempo y sus hábitos lectores. Más adelante, se expondrán los resultados y conclusiones.

    A lo largo del curso se ha ido elaborando un almanaque o calendario gigante a la entrada del instituto, que han ido completando los alumnos de cada curso. Más adelante, para el año 2018, se hará en papel con un fin solidario y en colaboración con la Fundación Carlos Sanz. Al mismo tiempo, se está construyendo una línea del tiempo en los pasillos del instituto, que los alumnos van llenando de eventos y efemérides. También se han hecho lecturas conjuntas de libros en cada evaluación relacionadas con el concepto de tiempo desde diferentes enfoques (Los cuadros del tiempo, A la velocidad de la luz, La vuelta al mundo en ochenta días, Canción de Navidad, Alicia en el país de las maravillas…), se han proyectado películas en los recreos o se han ofrecido charlas sobre la relatividad o el concepto del tiempo en el arte. Finalmente, en la Jornada solidaria del 22 de diciembre se batió un particular récord, mediante una carrera de relevos en la que también participaron alumnos del colegio Nuestra Señora del Pilar y usuarios de Atadi.

    Desde el IES Salvador Victoria agradecieron el trabajo y la presencia de los alumnos del instituto, su tiempo y dedicación, así como el de aquellas instituciones y organismos que asistieron a esta original feria: desde el Ayuntamiento, Casa de la Cultura, AMPAca y Centro de Iniciativas, que prestaron apoyo logístico y humano para la organización, el CEIP Nuestra Señora del Pilar de Monreal del Campo, los alumnos de quinto y sexto de los CRA Cuna del Jiloca y Goya, así como los representantes del Servicio Provincial de Educación de Teruel (Agustín Martínez y Pedro J. Simón) o de la política (Enrique Giménez, director general de Relaciones Institucionales y Desarrollo Estatutario del Gobierno de Aragón).

    Comparte esta noticia