• Raúl Valero: “En los libros del registro de Aliaga está la letra de toda mi familia”

    Raúl Valero: “En los libros del registro  de Aliaga está la letra  de toda mi familia”Raúl Valero en el registro de Aliaga con algunos de los tomos que hay en la oficina

    Raúl Valero es oficial del Registro de Aliaga desde marzo de 2009, cuando se jubiló su padre, aunque trabaja en la oficina desde junio de 1997. Es la tercera generación de la familia Valero que ocupa el puesto.
    – Su padre trabajó en el registro, su abuelo igual, ¿cómo llegó usted aquí?
    – Terminé de estudiar y había una plaza y mi padre me propuso venir a trabajar. Es una cosa que me gusta, mi abuelo hizo inscripciones, mi abuela hizo inscripciones, mi padre también, incluso mi madre las hizo…
    – ¿Su madre también trabajó aquí?
    – No, pero como mi padre tenía mucha faena ella venía a echarle una mano y a pasarle inscripciones a limpio. En verano también estuvo una hermana mía algunos meses ayudando.
    – Han trabajado toda la familia en el registro. Alguien se preguntará si es una plaza que se hereda…
    – No, ni mucho menos. Mi padre estaba solo, necesitaba ayuda y el registrador le dijo que si conocía a alguien y mi padre me recomendó a mí. Cuando entró Isabel, que es mi compañera, se sacó la plaza y el registrador hizo la selección.
     – ¿Tiene hijos que puedan seguir la estela de los Valero?
    – No, estoy soltero y sin hijos.
    – ¿En las comidas familiares se habla del registro?
    – Sí, todos los días cuando llego a mi casa mi padre me pregunta o yo le pregunto por dudas sobre cómo resolver cuestiones.
    – ¿Su abuelo llegó a verle trabajar en el registro?
    – No, yo entro en el 97 y él había muerto 5 años antes.
    – Pero seguro que le hubiera gustado…
    – Sí, hubiera estado contento porque mi abuelo estuvo aquí durante muchos años. Mi abuelo era de Valencia y vino durante unos meses a ayudar a un compañero y ya se quedó aquí.
    – ¿Es normal que tres generaciones de una familia trabajen en un registro?
    – No, no es una profesión que vaya pasando de padres a hijos. Pero en este caso sí. La gente viene y me cuenta que han estado con mi abuelo, con mi padre y ahora con el nieto.
    – El hecho de que su padre conozca la profesión ha sido una ayuda, ¿no es así?
    – Sí, es un buen apoyo. Todos los días se pasa y pregunta por cómo va la faena y alguna ayudica aún presta.
    – ¿Ha cambiado mucho el trabajo desde el 97?
    – Muchísimo. Antes se hacía todo manual y ahora está todo informatizado. Los plazos para despachar las escrituras y documentos se han reducido mucho. Tienes que tener todo informatizado porque cualquier banco te pide una información y debes contestar en ocho horas.
    – ¿Usted llegó a trabajar con máquina de escribir?
    – Con máquina de escribir y a mano también he hecho muchas cosas.
    – Lo que no ha cambiado son los bienes que hay que inscribir ¿no es así?
    – Eso no ha cambiado para nada, solo se ha modificado el procedimiento para hacer las cosas.
    – Con tantos cambios, si su abuelo levantara la cabeza no sabría ni hacer una inscripción.
    – ¡Buah! No sabría ni por dónde le va el aire, él hacía todo todo todo a mano.
    – Usted consulta un montón de documentos con la letra de toda su familia…
    – Si, está la letra de mi abuelo, de mi abuela, de mi padre, de mi madre, de mi hermana y ahora mía… De toda la familia.
    – Eso de llevarse trabajo a casa es impensable ahora, ¿no?
    – Antes sacaban el tomo y no pasaba nada, ahora es imposible sacar nada de aquí. Están todos los tomos informatizados.
    – ¿Qué clientes vienen?
    – Viene mucha gente a asesorarse, incluso fuera del registro me preguntan dudas, son sobre todo particulares porque los abogados y gestores no se desplazan, lo mandan por mensajero.
    – ¿Hay muchas preguntas sobre el impuesto de sucesiones?
    -Nadie pregunta sobre ese tema, afecta a los que heredan más de 150.000 euros de sus padres u 8.000 si se hereda de hermanos, primos o tíos. El impuesto varía según de quién se hereda.
    – Aliaga tiene notario, ¿ha conocido a muchos?
    – He conocido a muchos notarios y a muchos registradores. El que está ahora lleva un año y está muy contento y el anterior duró cuatro años, que es un lujo aquí.
    – ¿Da vida a Aliaga el hecho de tener notaría y registro?
    – Sí, todos los días acude alguien y cuando viene el notario a firmar se nota mucho más movimiento.
    – Van a pasar a depender del registro de Mora, ¿eso les va a afectar en su día a día?
    – No, es algo normal tener un registrador interino y que venga una vez a la semana. Lo raro es tener un registrador titular que esté aquí varios días. Ellos vienen cuando hace falta a firmar y a resolver los problemas que hay.

    Comparte esta noticia