• Los alumnos del CRA Turia plantan árboles en Riodeva

    Actividad en colaboración con la mina Esperanza

    Los alumnos del CRA Turia plantan árboles en RiodevaLos niños del CRA Turia durante su visita a la mina Esperanza en Riodeva

    La mina Esperanza de la empresa Sibelco Minerales S.A. en Riodeva recibió el pasado 4 de abril una visita muy especial. Alumnos del CRA Turia que conocieron de cerca el sector de la minería y que participaron en una actividad medioambiental.

    Coincidiendo con la celebración del Día del Árbol y los áridos en España, se aprovechó esta fecha para acercar una mina a cielo abierto a más de 48 alumnos y profesores del colegio CRA Turia, compuesto por las aulas de los pueblos de Riodeva, Villel , Villastar, Celadas, Villalba, Villaespesa, San Blas y Caudé. La actividad sirvió para que los niños conocieran conceptos de minería, acercándose a los minerales y rocas, el mundo de áridos y su necesidad para la vida cotidiana y como es compatible con el medio ambiente. Para ello realizaron también la plantación de más de 90 árboles autóctonos, en una zona ya restaurada.

    Los alumnos participaron en una plantación de árboles
    Los alumnos participaron en una plantación de árboles

    Asimismo, los chicos aprovecharon la visita para acercarse a la sede de la fundación Dinópolis, sita en Riodeva donde se ha encontrado los ejemplares de dinosaurios únicos en su especie.

    Por otro lado, durante esta misma jornada los escolares disfrutaron de la actividad física en plena naturaleza. En este caso los 138 escolares del CRA Turia. practicaron senderismo en esta misma localidad.

    El Servicio de Deportes de la Comarca Comunidad de Teruel colaboró en la organización junto a este centro educativo para que los niños pudieran disfrutar de una jornada al aire libre. Un autobús recogió a los escolares de Caudé, San Blas, Villalba Baja, Villaspesa, Celadas, Villastar y Villel.

    Se trazaron dos rutas, una más corta para los niños más pequeños, acompañada de una yincana alrededor de la localidad, que finalizó en la ermita de la Inmaculada. Y otra, de unos 6 kilómetros, que transcurrió desde la sede de Titania (Dinópolis) hasta la ermita de la Inmaculada, para terminar todos juntos.

    Todos disfrutaron del recorrido y de un paisaje precioso en ésta época del año, pudieron ver la floración del romero, aliaga, etc, al igual que tuvieron la suerte de visualizar unas cabras montesas.

    Comparte esta noticia