• El futuro es lo de menos

    Por Chema López Juderías

    Faltaba una generación

    Más de 6.000 turolenses salimos el sábado a la calle para reclamar que se acaben las promesas y se apueste de una vez por todas por un tren que lleva camino de desaparecer si las cosas no cambian más pronto que tarde.

    Fue emocionante ver como Teruel volvía a recuperar el sábado el espíritu del año 2000, cuando la coordinadora Teruel existe logró que todos los turolenses fuéramos hacia el mismo lado, defendiendo lo nuestro y nuestro futuro.

    Pero muchos de los que estuvimos en la marcha por el tren echamos en falta a una generación de turolenses, e incluso a dos, curiosamente los más afectados si el tren acaba cerrando.

    En la movilización del sábado había cientos de ‘cuarentones’ con niños, muchos mayores (y muy mayores) y muy pocos turolenses de entre 16 y 30 años. Muy pocos.

    ¿Por qué los chavales que más sufren el deterioro de los servicios públicos se quedan en su casa? ¿Por qué los estudiantes que todos los fines de semana van y vienen en autobús porque el servicio de ferrocarril es deficiente no se sienten identificados con la protesta? ¿Por qué los turolenses que llevarán o llevan ya las riendas de esta provincia  dejan en manos de sus padres y sus abuelos una reclamación que marcará su futuro?

    Pues yo no le encuentro explicación, la verdad, pero animaría a sus profesores, a sus padres y a la gente más cercana a preguntarles.

    Las nuevas generaciones deberían ser conscientes de lo que nos estamos jugando; de que lo que reivindiquen y exijan ahora es lo que tendrán en el futuro. Que si Teruel se queda sin tren, sin muchos servicios médicos o simplemente sin gente, ellos serán los más afectados. Que el ejemplo se lo dieron sus abuelos. Muchos de los que allí estaban el sábado hace años que no cogen el ferrocarril, pero eso nos les impide defender el futuro de la tierra en la que quieren vivir. Que el futuro lo labramos entre todos, pero que los más jóvenes son los que más deben empujar.

    Porque no basta con un hastag o con un tuit. Hay que comprometerse por el futuro de tu tierra.

    Marchas en defensa del tren

    Comparte esta noticia