• Un dron descubre a los chavales de Mora nuevos ángulos del castillo

    Como si fuera un coche teledirigido pero que va por el aire. Los 40 alumnos de ESO del Instituto Gúdar-Javalambre de Mora de Rubielos tuvieron ayer la oportunidad de probar su pericia en el manejo de un dron y descubrir, de paso, nuevos ángulos del castillo, un monumento que todos conocen al dedillo. El objetivo era tomar fotos con las que, a través de un programa informático y una impresora 3D, construir una maqueta de la fortaleza.
    El centro educativo participa, con otros siete colegios de todo Aragón en este proyecto, denominado Drones y mazmorras y que ha sido puesto en marcha por el Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos de la Universidad de Zaragoza con la Fundación Ibercivis. El objetivo es acercar las nuevas tecnologías emergentes y la historia a los estudiantes de Secundaria y, en el caso del IES de Mora, único de Teruel que toma parte, el proyecto cuenta con la implicación de todos los departamentos.
    La toma de imágenes se llevó a cabo ayer por la mañana y hasta Mora de Rubielos llegó un equipo de profesionales de los drones que mostraron a los chavales cómo se manejaban. “En total han tomado con los drones 1.000 imágenes a las que hay que sumar las que han tirado los chavales con sus cámaras”, dijo Javier Aparicio, uno de los docentes que está al frente del proyecto en el IES Gúdar-Javalambre.
    Los alumnos están aprendiendo nuevas tecnologías, pero también historia y a valorar su patrimonio. Y lo hacen de forma mucho más didáctica, fuera de clase, algo que ayuda a romper la monotonía, comenta Aparicio. El siguiente paso será hacer el montaje con un programa informático y, a partir de ahí, se imprimirán las distintas piezas para construir la maqueta en 3D.

    Comparte esta noticia