• Ibercaja prevé cerrar 55 oficinas en AragónCartel de una oficina de ibercaja

    Ibercaja prevé cerrar 55 oficinas en Aragón

    Los representantes de Ibercaja Banca en la negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) planteado por la entidad han anunciado que prevén el cierre de 55 oficinas en Aragón y una modificación de las condiciones laborales de la plantilla dirigida a ahorrar costes.

    Así lo ha asegurado a Efe la portavoz de UGT en la mesa negociadora, Victoria Camarena, que ha expresado su malestar ante una oferta con la que, a su juicio, “se pretende que el proceso de reestructuración de la entidad lo paguen los trabajadores de Ibercaja”.

    En este mismo sentido se ha pronunciado, en declaraciones a Efe, el representante de CCOO, Miguel Ángel Villalba, para quien las tres reuniones mantenidas hasta ahora constituyen una “patada en la boca” de los sindicatos que hacen “dudar de la buena fe” de la entidad financiera.

    Los negociadores por parte de la entidad bancaria han expuesto que el plan prevé el cierre, además de 55 oficinas en Aragón, de 15 en Castilla y León, 30 en La Rioja y Guadalajara, 16 en el Arco Mediterráneo, 32 en Extremadura y 12 en Madrid.

    Posteriormente, han expuesto un plan de medidas para atenuar el proceso de reestructuración que contempla un plan de recolocación y otro de movilidad geográfica para reducir los excedentes de trabajadores tras los cierres, así como una modificación sustancial de las condiciones laborales, tanto a nivel coyuntural como estructural, para abaratar costes.

    También se ha planteado que la extinción voluntaria de la relación laboral alcanzará a unos 250 trabajadores, de los 686 que la entidad prevé despedir en el proceso.

    A juicio de la responsable sindical, la modificación de las condiciones laborales planteada tendrá una “incidencia clara” en las retribuciones salariales, que se verán reducidas para mejorar el balance general de la entidad.

    Ha criticado, además, que los negociadores no hubieran precisado la ubicación de las sucursales que se prevén cerrar en Aragón, ya que si se concentraran en la ciudad de Zaragoza se produciría un proceso menos traumático de recolocación de trabajadores en otras oficinas de la capital aragonesa.

    Comparte esta noticia