• El Ayuntamiento de Teruel no derribará aún las antiguas escuelas de la iglesia de San Miguel

    El Ayuntamiento de Teruel no derribará aún las antiguas escuelas de la iglesia de San MiguelLas antiguas escuelas, en primer término, no se demolerán en esta primera fase, centrada en la consolidación de la iglesia

    El proyecto de consolidación de la iglesia de San Miguel, primera actuación del Plan Director, no incluirá finalmente el derribo del edificio anexo de las antiguas escuelas y se centrará en el refuerzo de la estructura superior del templo, con la sustitución de la actual cubierta de teja por una nueva de madera laminada, así como la restauración de las fachadas. Aunque la demolición de este inmueble adosado era una de las actuaciones contempladas en la primera fase del Plan Director de rehabilitación de la iglesia como espacio cultural polivalente encargado por el Ayuntamiento de Teruel, la Comisión Provincial de Patrimonio Cultural prescribió que debe conservarse la volumetría actual del conjunto, de forma que solo podrá derribarse este bloque cuando vaya a abordarse de forma inmediata la construcción del nuevo, no prevista a corto plazo.

    Contratación
    La Junta de Gobierno Local del consistorio aprobará el lunes el expediente de contratación de la redacción del proyecto de consolidación y la dirección de obras. El pliego de condiciones del concurso fija en 72.500 euros más IVA el presupuesto de licitación de estos trabajos técnicos, señala que el proyecto tendrá que estar redactado el próximo mes de septiembre y que las obras en él incluidas tendrán un coste máximo de 1,23 millones de euros (IVA incluido). La cifra supone casi una cuarta parte del coste total de la rehabilitación de este templo barroco del siglo XVIII, que el Plan Director cifró en 5,4 millones.
    La alcaldesa de Teruel, Emma Buj (PP), señaló que el objetivo es disponer cuanto antes de un proyecto de cara a buscar financiación externa para su ejecución, que podría venir del Fondo de Inversiones de Teruel (Fite) o del programa europeo Edusi, entre otras posibles vías.
    Aunque saldrá a licitación de forma conjunta la redacción del proyecto y la dirección de la obra, el pliego advierte de que el Ayuntamiento se reserva la posibilidad de resolver el contrato de la segunda parte del trabajo “en función de la imposibilidad de llevar a cabo las obras por falta de la financiación necesaria”.
    El proyecto incluirá, como actuaciones de carácter previo, el refuerzo y reparación de las zonas que el equipo de Aguerri Arquitectos, que redactó el Plan Director, identificó como los puntos de mayor riesgo del templo, que el Ayuntamiento compró en 2002 a la Diócesis de Teruel y Albarracín..
    Así, se contemplarán el apuntalamiento de la cubierta del anexo norte al presbiterio, la reparación puntual de goteras, el cierre o tabicado del edificio de las antiguas escuelas, el inventario y retirada de bienes muebles históricos, la limpieza de la cripta y de las galerías subterráneas y la instalación básica de energía eléctrica y alumbrado, entre otras intervenciones.
    Junto a estas actuaciones, el proyecto incluirá otras ya ligadas directamente a la rehabilitación del inmueble, como la sustitución integral de la actual cubierta por una nueva de madera laminada, la eliminación del falso cimborrio de ladrillo construido en 1940 en la zona de la cúpula, la restauración de los cuerpos de campanas de la torre o la consolidación del alero y de los muros de las fachadas, que serán sometidos a limpieza y restauración.
    También deberán recogerse en el proyecto la instalación de ventanas y mallas protectoras en la linterna de la iglesia y en los ventanales altos de las naves para frenar el deterioro del edificio motivado por la entrada de agua y de aves.
    Para la parte del templo que linda con un edificio de viviendas construido en 1970, se proyectará la reapertura del ventanal del crucero norte que se cegó cuando se levantaron los pisos y la creación de una nueva red de recogida de aguas pluviales.

    Informe
    Los trabajos técnicos se completarán con la elaboración de un informe sobre el estado actual del edificio anexo de las antiguas escuelas.
    El concurso para la redacción del proyecto estará abierto a equipos formados por, al menos, un arquitecto, un arquitecto técnico y un arqueólogo, que deberán acreditar experiencia en intervenciones en edificios con valor patrimonial.
    A la hora de valorar las ofertas se tendrán en cuenta la baja económica con respecto al precio de licitación, aunque se establece una reducción máxima de precio del 15% para garantizar la calidad de los trabajos técnicos. También se valorará la presentación de alternativas a las soluciones constructivas y de ejecución de obras previstas en el Plan Director y la propuesta de medidas de eficiencia energética para la fase de construcción.

    Comparte esta noticia